lunes, 21 de noviembre de 2016

Cantabria con niños {de ruta}: Nacimiento del río Asón

Un lugar maravilloso. Un lugar mágico. Un lugar que parece salido de un cuento.

Pero, desgraciadamente, un lugar no apto para niños.

"¿Por qué nos le enseñas entonces?" supongo que os estaréis preguntando. Porque la idea de esta sección es contar nuestra experiencia compartiendo todo aquello que nos parece útil. Y a mí me hubiera gustado que alguien me hubiera dicho esto antes de ir ;)


El nacimiento del río Asón llevaba mucho tiempo en nuestra lista de lugares que visitar. Nace creando una de las cascadas más bonitas que hay por aquí, que se conoce con el nombre de Cailagua o cola de caballo.

Buscamos información, preguntamos a gente... Y todo lo que vimos lo definía como un lugar precioso al que se accede por una ruta fácil y apta para toda la familia. Así que un sábado cualquiera, miquerido, el pipiolillo (27 meses) y yo cogimos el coche y fuimos a pasar allí el día con mis padres y mi hermano.

Desde Santander se tarda apróximadamente 1 hora. El camino en coche hasta llegar allí es precioso, hay que subir un puerto de montaña y nos encontramos muchísimos ciclistas que se habían animado a salir por el buen tiempo.

La ruta se puede comenzar desde el pueblo de Asón (unos 10km ida y vuelta) o desde el barrio de San Antonio (unos 7km ida y vuelta). Tened en cuenta que en Asón hay aparcamiento para los coches pero en San Antonio el aparcamiento, si vais a una hora avanzada del día (como nos pasó a nosotros) no es tan fácil porque a más gente se le ha ocurrido la misma idea y no hay sitio para tantos coches ;)

En el primer puente que hay que cruzar, para comenzar la ruta, vimos esto...:


¡Qué bonito...! Desde el primer momento el camino es precioso.

También desde el primer momento, según cruzamos el puente, vimos que el camino no era tan fácil: estaba lleno de piedras. No obstante, como habíamos leído que era una ruta fácil y familiar, decidimos seguir adelante pensando que en algún momento mejoraría. No mejoró, más o menos como en la siguiente foto (e incluso un poco peor) estuvo prácticamente todo el camino, por lo que el pipiolillo tenía que ir de la mano en todo momento para que no caerse.

El sendero discurre en todo momento al lado del río y sí, es precioso.





El pipiolillo aguantó como un campeón todo el camino, ¡había tantas cosas por explorar...! Además le encantaba ir descubriendo las marcas amarillas y blancas de la ruta (es una ruta homologada), cuando veía una nos la señalaba encantado de la vida e iba a tocarla.

De vez en cuando se desviaba un poco del camino...


Y veía paisajes como éste (saqué la foto desde donde estaban miquerido y el pipiolillo según ellos se marcharon):


Otro de los problemas que nos encontramos fue este:


De repente había dos caminos para seguir, y los dos llevaban a la cascada. Los dos con indicaciones oficiales. No había más explicaciones... ¿Cuál seguir? No indicaban la diferencia entre uno y otro (ni facilidad del camino, ni distancia... Nada, lo que veis).

Al final seguimos el que ponía "PR-S14", pero tengo que deciros que a la vuelta probamos también el otro y nos tuvimos que volver a los pocos metros porque había que andar por entre piedras del río.

El siguiente gran problema fue, precisamente, el río. ¡De repente llega un momento en el que hay que cruzarlo! Un río ancho. Para cruzarle había que saltar unas 7-8 piedras grandes con una separación entre ellas de más de medio metro.

Vamos, que un niño de 5 años os digo yo que no lo salta.

Nosotros íbamos con uno de 2, imaginaos...

Mi hermano tiene algo de experiencia en montaña y está en muy buena forma, así que le cogió en brazos y le pasó saltando las piedras.

Mi madre y yo, que somos las más bajitas, fuimos las que más dificultades encontramos aunque finalmente lo logramos sin caer al agua. De verdad, qué pena que no me acordé de sacar una foto para que pudiérais ver con vuestros propios ojos la dificultad...

Pensábamos que lo peor había pasado, pero no. El camino se volvía más difícil por momentos, con más piedras y una pendiente más pronunciada. Ya podíamos ver la cascada a lo lejos...


Pero decidimos volvernos. El camino ya os digo que empeoraba bastante, era la hora de comer del peque... Así que nos volvimos, llegamos hasta la orilla del río que acabábamos de cruzar saltando las piedras, y allí sacamos toda nuestra comida e improvisamos un picnic.

Como ya os digo que paramos justo en el cruce, tuvimos la oportunidad de ver lo que hacían otras personas que también estaban haciendo la ruta cuando llegaban al río.

♥ Una pareja que llevaba a su bebé de meses en una mochila (le llevaba ella), cruzó. Al poco les vimos volver (tampoco llegaron a la cascada, como nosotros). A la vuelta al bebé le llevaba su papá. Cuando estaba a mitad de río se paró: no se atrevía a pasar a la siguiente piedra (era más difícil cruzar a la vuelta que a la ida). Mi hermano que ya os digo que está en buena forma fue hasta allí y le dejó nuestros palos de senderismo para que cruzara hasta la otra orilla.

♥ Un grupo de chicos y chicas de 20 tantos pasaron también. Éstos sí debieron de llegar a la cascada porque no les vimos volver... Los chicos pasaron sin problema, pero las chicas dudaron más. De hecho hubo una que se quedó parada en una piedra diciendo que no, y solo se animó cuando la dijeron entre risas que iban a grabarla en vídeo y subirle a youtube.

♥ Una pareja con dos niños de unos 4-6 años se quedaron en la orilla y no cruzaron. Vieron el río, no se atrevieron a pasar, tiraron unas piedras y volvieron por donde habían venido.

A la vuelta mi hermano volvió a llevar en brazos al pipiolillo. Yo tuve que ayudarme con palos porque, si no, creo que no hubiera podido pasar sin caerme. Y eso que estábamos en otoño, no me quiero imaginar cómo estará la situación en primavera cuando el río lleve más agua.

En este momento el pipiolillo ya estaba muy cansado y era hora de su siesta, así que sacamos nuestra mochila y le senté a mi espalda... Se quedó dormido ya hasta que llegamos al coche.




A la vuelta decidimos parar en un mirador que habíamos visto desde el coche, en el alto de Alisas. Hay sitio amplio para aparcar y ver, desde allí, la inmensidad del mundo...



Allí conseguí hacer esta foto a uno de los miembros de la familia que más disfruta con las excursiones, nuestro querido Rufo. Estoy especialmente contenta porque, como no para, en casi todas las fotos sale movido. Esta me encanta porque se le ve bien pero se percibe el movimiento, que es su estado natural ;)


En conclusión... Que es un lugar precioso al que esperamos volver (y llegar hasta la cascada) pero que, en nuestra opinión, no es muy recomendable con niños pequeños. Depende un poco de cada niño, pero yo creo que niños a partir de 8-10 años... Si no vais con niños, seguro que disfrutáis.

¿Habéis hecho alguna vez esta ruta? ¿Os ha pasado alguna vez eso de volveros porque la información que había en Internet no era correcta?

Por cierto que como siempre, si os apetece hacer esta ruta y tenéis alguna duda, podéis escribirme a mi correo o dejar un comentario, e intentaré responderos lo antes posible.

Feliz lunes


14 comentarios:

  1. Jaja para niños no es ,claro que los míos no son tan pequeños , pronto iré a Cantabria. Un muy buen post para las mamis

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que hagan estos consejos, seguro que a muchos les aprovecharan..
    Es que hay sitios bellisimos pero que con nenes chiquitos se complican un poco. Por suerte pudieron igual disfrutar!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, con los peques al final es más complicado todo... Un beso!!

      Eliminar
  3. María, como a nosotros también nos gusta salir por rutas aptas para peques, estuvimos en nuestra librería este finde y encontramos un libro de rutas con niños por la Sierra de Madrid. Es ideal y va por la 9° edición. Bueno, pues he visto que también hay uno con pintaza para Cantabria de un escritor llamado Juanjo Alonso, también para ir con peques, que no sé si conocerás. ;D

    Y desde luego nada como la experiencia propia para hacerse una idea de si puede funcionar un sitio con niños, así que estas entradas son geniales.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía!!!! Muchísimas gracias, voy a ver si lo encuentro, me gustaría mucho!!!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Jolín vaya sorpresa!!!

    Sí es cierto que el sitio es precioso, pero yo me hubiera dado la vuelta a la primera de cambio.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, nosotros teníamos que haberllo hecho pero al final... Pues en el momento quizá no tomamos la mejor decisión.

      Un besote!

      Eliminar
  5. Nos encanta el senderismo!!!! Y esta ruta es una maravilla!!!! Qué bonito Cantabria!!!! Un besazo
    Ana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes qué venir! Que además tus niños son más mayorcitos y seguro que les encanta... :)

      Eliminar
  6. Un lugar precioso, debe ser maravilloso hacer la ruta, pero para nosotros tendrá que esperar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apúntala para cuando Srta Díaz sea un poco más mayor y vengáis a mi tierruca :)

      Eliminar
  7. A mí me pilla un pelín lejos, pero se ve que es un lugar maravilloso... En nuestro caso, como Mr. X es hombre de montaña y se ha pateado todos lo alrededores, él es mi guía humana de trayectos, jajajaja! ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte contar con un guía así! jeje. Si algún día os animáis a venir a Cantabria, seguro que os gusta. Además peque ya es más mayorcito y la podrá hacer sin problemas ;)

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...