lunes, 26 de enero de 2015

El mejor regalo de Navidad

Estoy absolutamente convencida de que la vida con mascota es mejor.

Siempre he vivido rodeada de animales. A mis padres, y muy especialmente a mi padre, les encantan así que he tenido perros, gatos, pájaros de muchos tipos, tortugas, peces, ranas, una iguana... En fin, muchísimos animales desde pequeñita. Ahora, cosas de vivir de alquiler, mi querido, el pipiolillo y yo solo tenemos un canario, pero espero remediarlo dentro de un par de años.

Hoy os quiero hablar de la que ha sido mi mascota más especial, una perrita fox terrier llamada Wendy. Y voy a contaros su historia y a enseñaros lo preciosa que era con un álbum que hice al final del embarazo...

Wendy llegó a nuestra casa una nochebuena y, sin querer, se convirtió en el mejor regalo de Navidad que nunca nos habían hecho. En el año 2001 en el trabajo de mi padre solían llevar algo para comer y celebrar la Navidad el día de nochebuena aprovechando que por la tarde no tenían que trabajar. Ese día, mi padre había visto rondando por el polígono a un pequeño cachorro mugriento y con un cordel verde atado en su cuellito. Después de comer, viendo que seguía por ahí, le ofreció la comida que les había sobrado y el cachorrito la devoró.



Parecía enfermo y estaba solo, seguía a mi padre a todas partes, y él se sintió incapaz de dejarle a su suerte, más aún cuando al día siguiente no se trabajaba; así que se le trajo a casa de mi abuela, donde todos cenábamos ese día.

Imaginaros la cara de todos cuando le vimos aparecer por allí con un perro que, en realidad, parecía poco más que una rata grande. Nos explicó la historia diciéndonos que parecía abandonada (ya se había dado cuenta de que era una cachorrita) y preguntando si alguien la quería. Como os podéis imaginar, nadie la quiso, pobrecita, así que nos la llevamos con nosotros a casa.

Mi padre puso carteles por si alguien la estaba buscando y, mientras, se dedicó a curarla en casa. Como parecía a simple vista, además de estar muy hambrienta, la perrita tenía sarna. Nadie se atrevía a tocarla, solo él. Puesto que no había ninguna persona que quisiera adoptarla nos quedamos nosotros con ella a pesar de que ya teníamos otra perra.

Es curioso, porque en unos meses descubrimos que Wendy era una perrita fox terrier pura preciosa; la fox terrier más bonita que he visto yo en mi vida. De hecho, llegaron incluso a parar desconocidos por la calle ofreciéndonos dinero por ella... ¡Primero no la quería nadie y ahora había cola para tenerla...! Obviamente en ese punto ya era una más de la familia y no nos planteábamos deshacernos de ella.






A mi padre le adoraba absolutamente. Llegaron a una especie de entendimiento en el que no tenía ni que hablar él para que ella supiera que quería. Era muy lista, incluso aprendió a abrir la puerta de casa moviendo la manecilla sin que nadie la enseñase. Recuerdo que cuando estuve unos meses viviendo en Reino Unido, me la ponían en la videocamara y me miraba y yo notaba que se ponía contenta porque se daba cuenta de que en esa especie de caja estaba yo.

Era buenísima. Nunca hacía nada que no quisiéramos, se portaba genial. Nos dio un susto una vez, que se puso muy malita y la tuvimos que operar...Incluso entonces, que estuvo al borde de la muerte, era la perra más buena del mundo. No protestaba, se dejaba hacer.






Estuvo con nosotros alegrándonos la vida hasta junio de 2013. Un domingo soleado fuimos de paseo al monte (la encantaba) mis padres, mi querido, nuestro otro perro Rufo y ella, y al día siguiente empezamos a verla pachucha. El martes por la mañana la llevé yo con mi madre al veterinario... Ya estaba muy mala. Y ese mismo día nos dejó para siempre llenándonos de dolor. 

Creo que solo las personas que han tenido a una mascota así, como nosotros, tan cerca viviendo con la familia puede entender el dolor inmenso que produce perder a una mascota. Os confieso que ahora, escribiendo esto y recordándolo... Sigo llorando su pérdida.







Tenía muchas ganas de hacer un álbum de ella, pero pasaron muchos meses hasta que me sentí realmente con ánimo para hacerle. Después se juntó con el embarazo y al final no se le pude regalar a mis padres hasta prácticamente 1 año después. Además de fotos y el único vídeo que teníamos de ella, incluí muchas de las anécdotas que nos habían pasado juntos, y creo que a mis padres les gustó.

Sé que tendremos más perros y los disfrutaremos mucho, pero también sé que es realmente difícil encontrar a una perra tan lista y tan especial como Wendy.



Aprovecho antes de despedirme de contaros que aunque habitualmente publico los lunes y los jueves, este jueves no habrá post. ¡Nos vemos el lunes!

¿Tenéis vosotros alguna mascota especial

Feliz lunes y feliz semana 



26 comentarios:

  1. No sabes como te entiendo, y la de similitudes que tiene la historia de Wendy con la de mi peluchin. Estoy llorando a moco tendido....no puedo decirte más.
    El álbum es precioso, pero ella más....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que todos los que habías tenido un perro así, parte de la familia, me ibais a entender... Cuánto se los quiere!

      Eliminar
  2. Ay... qué post más bonito!! Lo que hizo tu padre con esa perra es de un amor inmenso. Comparto totalmente contigo esa visión de las mascotas, hablo por mí, pero sé que muchas se sentirán identificadas cuando digo que aportan calidad de vida. El cariño incondicional que dan no tiene límites.
    Es terrible que siempre llegue el día que nos tengan que dejar, es tremendamente doloroso (y esto quien no tiene o ha tenido mascota puede que no lo llegue a comprender). Recuerdo perfectamente el día que Wendy se fue.
    Por cierto... el album es precioso!!! Tanto lo que significa como el diseño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo 100%, aportan calidad de vida. En mi familia siempre decimos que realmente cumplen una función social dando tanto cariño...
      Me alegro de que te haya gustado el álbum!

      Eliminar
  3. Qué recuerdo más bonito has hecho!
    Sí, sólo los que hemos tenido un compañero así sabemos lo que es. Yo también tuve mi "Wendy".
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviste a tu "wendy" efectivamente sabes lo que se siente cuando se los pierde... Cuánto se los echa de menos!

      Eliminar
  4. Qué bonita historia y qué bonita era Wendy! Sin duda le has hecho un álbum lleno de amor y recuerdos.

    ResponderEliminar
  5. Qué post tan bonito y emotivo!!! Y qué guapísima era Wendy!!!
    Yo tengo a Kyra desde hace casi 6 años y adoptarla ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Ahora no me imagino mi vida sin ella... :-)
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble todo lo que aportan a una familia! Cuida mucho a Kyra :)

      Eliminar
  6. Qué historia más bonita a pesar de la pérdida... Y el álbum fue un gran regalo sin duda :)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, al final hay que quedarse con lo positivo... Con todo lo que nos han dado!

      Eliminar
  7. Uff me emocionó! Recuerdo ese día que me escribiste.. Podía sentir lo q te estaba pasando! :(
    Las mascotas son algo más.. Son familia.. Te lo dan todo.. Siempre están ahí...!
    Un besote guapi
    Bea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar a mi lado! Sabía que a ti te iba a gustar el post de hoy...

      Eliminar
  8. Oh María qué bonita historia, y qué embarazo más creativo tuviste. Cierto que es un poquito duro hacer un regalo así con una ausencia reciente, pero transcurrido un tiempo es un bonito recuerdo. Que no tardes mucho en tener una nueva mascota canina ;-)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso, que es un bonito recuerdo! Y ella era tan bonita que se merece ser recordada así.

      Eliminar
  9. ¡Que preciosidad! y que duro cuando una mascota -que forma parte de la familia- se marcha... es un recuerdo lindísimo el que has hecho...

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí es un momento duro, se les quiero tanto... Espero que esto nos ayude a no olvidar nunca todo el cariño que nos dio!

      Eliminar
  10. Qué recuerdo tan bonito, y qué regalo! Eso sí que es parte de la magia de Navidad ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! Siempre decimos que fue nuestro regalo de navidad... jeje

      Eliminar
  11. Comparto este post y lo suscribo de principio a fin. Los que hemos convivido con un Fox, sabemos de qué estás hablando. Nosotros vivimos con Coqui durante catorce años y el final aun no está superado porque me niego a dejarlo ir. En mi familia todos tenemos perro o gato, adoptados, comprados y acogidos.En casa tenemos una Westie adorable y preciosa pero nada comparable a nuestro fox. Si eres perrero coincidirás conmigo en que en cuestión de razas están los Fox Terrier
    y "todas las demás".
    Que tengas un bonito día
    Pi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que los fox terrier son unos perros muy especiales... A nosotros nos encantan! Son tan cariñosos, tan listos, tan alegres... Los compañeros perfectos!

      Eliminar
  12. Bonita historia, y lo siento mucho por Wendy. Admiro a la gente que recoge a perritos de la calle en vez de comprarlos, me parece un gesto precioso.
    Y precioso también el álbum que le hiciste :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado el album! :)

      La verdad es que todo el mérito es de mi padre que fue el que la curó y cuidó hasta que se recuperó...

      Eliminar
  13. Soy muy poco de apego y nunca lo he sentido por ningún animal: he tenido gatos y peces, igual de desapegados que yo; a pesar de ello, entiendo perfectamente que se pueda sentir semejante dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme que si alguna vez tienes una mascota por mucho que no seas de apego, sentirías lo mismo. Se les quiere tanto...!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...