jueves, 20 de noviembre de 2014

Maternidad: Lactancia materna (I)

Esta que voy a contaros es nuestra experiencia  -del pipiolillo y mía- con la lactancia materna, que no fue un camino de rosas. ¿Por qué la cuento? Pues porque creo que a lo mejor puede ayudar a alguna madre que se encuentre en la misma situación.

Como ya sabéis, mi pipiolillo nació por cesárea lo que chocó mucho con la idea del parto que yo tenía. No quiero hablaros de mi parto, que no fue bueno, porque no quiero desanimar a nadie (lo que pasó no es habitual), pero sí que os recuerdo lo de la cesárea porque es vox populi que este tipo de intervención dificulta la lactancia materna.

Yo tenía claro que quería dar el pecho a mi bebé. Había leído Un regalo para toda la vida de Carlos González, había buscado experiencias por internet y, por supuesto, me había informado con mi matrona en mi centro de salud. En la práctica, nada de todo esto me sirvió realmente.


Mi pipiolillo nació a las 18:10 de la tarde, pero por dificultades derivadas de la cesárea estuvo unas horas en observación en neonatología, y cuando yo llegué a la habitación él no estaba y me dijeron que probablemente por la mañana del día siguiente me le llevarían.

Sin embargo a media noche me dieron una gran alegría trayéndole en su cunita. La enfermera (o auxiliar, no sé) de turno me le metió en la cama y me dijo que le pusiera al pecho que no había comido nada desde que nació. Me ayudaron a engancharle y se fueron. Ninguna indicación más.

Yo, como había leído, le iba dando a demanda. Es decir, cuando lloraba me le ponía al pecho. Él aguantaba más bien poquito, unos minutos y se quedaba dormido. Además me costaba mucho que se enganchara bien, así que la siguiente noche le pedí a una enfermera que me trajera una pezonera. A partir de este momento el bebé se enganchó bien pero seguía quedándose dormido enseguida.

Pensaba que todo iba bien hasta que el día antes del alta (debido a la cesárea estuvimos cuatro días en el hospital) me dijeron los pediatras que había perdido prácticamente el 10% de su peso y que había que darle complementos de biberón... ¡Qué disgusto! Me explicaron (por fin) que tenía que despertarle si se quedaba dormido y me animaron a sacarme leche allí mismo en el hospital con el fin de complementar las tomas con mi propia leche, y si no me salía suficiente, leche artifical.

Recuerdo ese día como horrible. Básicamente me pasaba el tiempo dándole el pecho y sacándome leche, sin apenas dormir y por supuesto sin tener tiempo para disfrutar a mi pequeño. Lloré, y mucho. Me sentía sumamente mal y culpable: no había sido capaz de dar a luz a mi hijo y tampoco era capaz de alimentarle... Culpabilidad, qué malo. El papá de la criatura, pobrecillo, hacía lo imposible por animarme mientras cuidaba al bebé.

Al día siguiente había recuperado prácticamente el peso del nacimiento, lo que me animó bastante. Me recomendaron que siguiera con los biberones de leche artificial (no conseguía sacarme suficiente como para darle todo de mi leche), pero yo no quería porque sabía que así no iba a ajustar la producción a la demanda del pipiolillo.

Con esto y un sacaleches recién comprado en la farmacia, nos fuimos para casa. No teníamos cita con el pediatra hasta dos días más tarde, y al día siguiente yo estaba bastante mal, insegura... No sabía qué hacer. Desesperada le pregunté a matronaonline que me recomendó contactar con la asociación La Buena Leche y allí una de las chicas por teléfono me animó a asistir por la tarde a una reunión. Me dijo que llevara al pipiolillo y también el sacaleches y la pezonera, y que entre todos lo íbamos a conseguir. Así que el papá, el pipiolillo y yo cogimos el coche al día siguiente del alta en el hospital, y allí que nos fuimos.

Me ayudaron muchísimo. En primer lugar, la talla de la copa del sacaleches era demasiado pequeña para mi pecho y por eso no era tan efectivo. En segundo lugar hablé con otras mujeres que habían pasado por lo mismo y me enseñaron truquillos para despertar al bebé. Me empecé a sentir confiada...

Después de la visita al pediatra, quien me recomendó que siguiera dándole suplementos de leche artificial, decidí seguir mi instinto y darle solo mi leche. Las tomas eran larguísimas (he llegado a estar una hora y media dándole de comer entre que le despertaba y comía y le despertaba y comía...) pero en unos pocos días empezó a ganar peso sin darle ni un biberón. Solo mi pecho.

Cuando llevábamos más o menos un mes y medio de lactancia acudimos a una especialista que nos ayudó a quitar la pezonera. La verdad, sé que mucha gente habla mal de ellas pero a mí me ayudó muchísimo: sin pezonera no hubiera conseguido salvar la lactancia. Al principio nos costó un poco porque él estaba acostumbrado a ella pero a día de hoy, y ya tiene más de 4 meses, puedo decir orgullosa que seguimos con lactancia materna exclusiva. Mi pipiolillo pesó al nacer 3 kg, y 2,900 gramos en la fecha del alta del hospital. En la revisión de los cuatro meses pesaba ya 6,880 kg.

Me encanta darle el pecho. Siempre pensé que me iba a dar vergüenza darle el pecho en público, pero nada más lejos de la realidad: es un orgullo poder hacerlo y además siempre tengo su comida lista. A día de hoy he dado de comer a mi bebé en los sitios más insospechados: restaurantes, cafeterías, parques...



Por supuesto, vaya por delante que respeto absolutamente la decisión de todas las madres: tanto las que dan el pecho como las que eligen biberón. Eso es algo que debemos de decidir nosotras y el pecho, en general, al principio puede costar.

Pero para mí, desde luego, ha valido la pena todo el esfuerzo. Y tengo que darle las gracias a todas las personas que me han ayudado para que esto haya sido posible: las chicas de la asociación La Buena Lechematronaonline, las enfermeras del hospital que sí que me ayudaron los últimos días, la experta en lactancia que nos ayudó a deshacernos de las pezoneras y mi marido, que estuvo apoyándome al 100% desde el primer día.

¿Cómo ha sido vuestra experiencia con la lactancia? Contadme, contadme...

Feliz día 

32 comentarios:

  1. Benditos grupos de lactancia!!! Sólo por el apoyo de otras mamás, por ese sentimiento de grupo, de tribu, merecen muchísimo la pena!
    Me alegro de que al final consiguieras tu objetivo. Muchas veces es bastante complicada la lactancia materna, pero con esfuerzo y, sobre todo, con apoyo, todo es posible :)

    ResponderEliminar
  2. Nenaaa me he emocionado y todo al leerte... No sabes la de recuerdos que me has traído en un momento. Mi experiencia al principio fue también de todo menos bonita, y la ayuda es fundamental porque surgen muchas dudas. Me alegro de que al final pudieras seguir adelante y disfrutar de esta experiencia. Eres, sois, unos campeones! Besos guapísima!

    ResponderEliminar
  3. Ooohhh guapa, qué campeona eres!
    Me ha encantado leer esta entrada y te felicito por seguir adelante con tu instinto :)
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Eso si que es tener las ideas claras! Me alegro mucho que al final todo vaya bien.
    Yo creo que cuando me toque, no tendré tantos miedos por no darle la leche materna, en verdad, el 70% de mis amigas han tenido problemas a la hora de darles el pecho, y al final han acabado con biberón, y los niños han salido igual de wapos.

    Si cuando llegue el momento tengo dudas, ya se a quien preguntar ;-)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Yo creo que el biberón es una alternativa estupenda, eh? Lo que pasa es que a mí me hacía ilusión darle el pecho...

      Gracias por la visita y el comentario :)

      Eliminar
  5. Enhorabuena por lo que has conseguido. Yo tuve muchos problemas para instaurar la lactancia y al final lo conseguí un mes después. No pude poner a mi bebé al pecho hasta 4 días después, tenía que sacármela y dársela en biberón porque era prematuro y no tenía fuerza... Fue un infierno hasta que contacté con un grupo y me alquilaron un sacaleches eléctrico de doble extracción. Eso me salvó la lactancia, así que no puedo más que dar las gracias a las asesoras de lactancia. Para mí fue mi manera de reconstruir un lazo roto durante el parto y de volver a unirnos después de que estuviéramos tanto tiempo separados. Entiendo cómo te sientes por tu parto, del mío han pasado dos años pero sigue doliendo. Un beso enorme para ti y tu bebé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que leí tu experiencia con la lactancia materna en el blog... La verdad es que los grupos de apoyo ayudan muchísimo en estos casos.

      Lo más importante es que nuestros pequeños ya están estupendamente con nosotras. Un besote!!!

      Eliminar
  6. Gracias guapa por compartir tu experiencia. Yo tengo una nena de 6 semanas ahora y el camino ha sido muy muy dificil. Me pasó como a ti con las pezoneras y he tardado en poder quitarlas. Mi nena era pequenita y se dormia un montón. También tenia q despertarla. Aun tengo que hacerlo a veces. Ahora ya mejor, aunque me duele todavia debido a una mastitis subclinica. Pero yo tenía muy claro que quería darle pecho. De hecho le estoy dando ahora. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo que ya verás como mejora con el tiempo! Ahora nosotros disfrutamos mucho a la hora de comer. Y enhorabuena por esa nena preciosa :)

      Eliminar
  7. Yo también digo que las pezoneras salvaron mi lactancia, Porque el daño que me hice por la mala postura al colocar a mi bichilla me hacía llorar de dolor en cada toma, y resistirme a poner a la niña al echo. Tardé mucho en poder prescindir de ellas (2 meses y medio) pero si no las hubiera utilizado te aseguro que hoy, un año después del nacimiento de mi bichilla, no seguiríamos con la lactancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en muchos libros que he leído e incluso en el pediatra, las "demonizaban". Pero yo creo que tan malas no serán cuando ayudan a la gente a salvar su lactancia como ha sido en nuestros casos ;)

      Eliminar
  8. Qué campeona eres :) la verdad es admirable, aún poniéndose las cosas tan en contra has conseguido tu propósito y doy fe de que el pipiolillo es un muñeco!!!!
    Pero, no tendremos entonces historia del parto? :(

    un besito!

    ResponderEliminar
  9. que bonito todo lo que cuentas María, me gusta leerte, eres una auténtica madraza.

    ResponderEliminar
  10. En mi blog está explicada nuestra experiencia, pero en general no fue difícil. Lo que más me costó fue entender que es a demanda, porque en el hospital y la pediatra me habían dado unas pautas (las sempiternas tres horas) que Peque no cumplía ni de coña, y eso me agobiaba. Leí a Carlos González, me fui tranquilizando y todo fluyó... :)
    Contar con ayuda de expertas es una suerte, me alegro de que salvases vuestra lactancia!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy muy cuadriculada y de horarios, así que lo de "a demanda" también me costó a mí...

      Eliminar
  11. Nuestra experiencia tan bien fue difícil. La peque no se agarraba bien al pecho, así que empecé a sacarme leche y a dársela en bibe. Las enfermeras me decían que no cojería el pecho porque se estaba habituando a la tetina del bibe. Lo pase muy mal pero decidí hacer lo que yo quisiera y por encima de todo, alimentar a mi hija.
    Tres semanas después aprendimos solas en casa la magia de la teta... y dos años después se destetó.
    A mi las enfermeras del hospital no me sirvieron de ayuda, sino todo lo contrario. Convirtieron esos primeros días en un infierno.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que seguiste tu instinto!!! Un besote para las dos!

      Eliminar
  12. Yo leo sacaleches, y recuerdo aquella máquina en la residencia que era como una tortura. Que horror!!!! yo lo intenté y el dolor era tan enorme que lo dejé, no se que habría ocurrido si hubiese acudido como tu a un grupo de lactancia, pero no lo hice y ya está, el caso es que Nenúfar siempre ha tomado biberón y no puedo decir que haya ido mal, ha sido una niña con un peso excelente, sin enfermedades (hasta que ha llegado el coleee) y yo con mi cesarea...pero gracias a dios yo no sentí lo que muchas habéis sentido y que se que lo habéis pasado horrible. Yo lo único que quería es que todo aquel sufrimiento terminara (para las dos) y la cesárea me pareció una vía de escape estupenda. No tuve sensación de fracaso, si no de alivio, porque pasé mucho miedo por la peque...por si la pasaba algo.
    Me encanta que salvaras la lactancia si es lo que te hace feliz!!! muchos besazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es una cuestión de expectativas... Me había imaginado mi parto soñado, sin epidural, con el piel con piel... Y cuando se convirtió en algo tan diferente, me hundí por completo. Fracasar con la lactancia materna, con la cual también me había hecho muchas ilusiones, supuso una gran desilusión para mí....
      Aunque por supuesto me alegro de que me hicieran la cesárea porque sin ella mi peque no estaría ahora a mi lado!

      Eliminar
  13. Me ha emocionado el post
    Seria super duro tantas horas sin tu bebé después del parto.. Los momentos difíciles quedarán en el olvido porque todo ha salido genial :)
    Un besito guapi, soy Bea!

    ResponderEliminar
  14. Mi parto fue muy malo también ( cesárea por urgencia) y mi lactancia fue más que nada por cabezoneria mía porque las enfermeras no fueron de mucha ayuda y la matrona solo me insistía en que yo debía cuidarme porque iba bastante mal a las consultas. Al final le dí el pecho durante su primer año pero no sé muy bien como lo conseguí...
    Dices que no quieres contar tu parto por no desanimar a nadie pero para mi sería de gran ayuda. En fin si te animas algún día me encantará leerlo. Un abrazo y felicidades por esa lactancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayss, no sé si me animaré algún día... Temo ponerme a llorar solo de recordarlo. Por eso prefiero quedarme con el "final feliz". Un besote, enorme!

      Eliminar
  15. Me alegra que lo consiguieras. Comprendo tu frustración inicial, pero a la larga, cuando sale bien, la lactancia materna es una experiencia que empodera muchísimo.
    Creo que te alarmaron innecesariamente en el hospital, suelen perder bastante peso tras nacer. A mí me dijeron que alrededor del 15 por ciento.
    Me alegra que encontraras apoyos y les sacaras partido. Ayudar a una madre lactante es también una experiencia preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto en retrospectiva yo también pienso que podrían haberme dicho lo mismo sin alarmarme tanto, pero en ese momento con las hormonas revueltas y todo tan nuevo... Uff, lo pasé realmente mal.

      Eliminar
  16. Eres una luchadora nata, quien algo quiere es seguro que lo consigue.. Y este fue tu caso. Creo que el apoyo de la gente que ha pasado por lo mismo es la mejor ayuda. Yo he tenido experiencias diferentes con cada uno de mis hijos pero a veces las circunstancias son las que mandan y aunque estoy a favor de la lactancia materna al cien por cien a veces no es posible... Disfruta mucho de la hora de dar el pecho es una unión perfecta con el bebe. Besos

    ResponderEliminar
  17. En nuestro caso, ha sido todo un poquito menos complicado pero no exento de algunas dificultades, pero que como tú hemos superado gracias a tener muchísima información y el apoyo de algunas personas.

    ResponderEliminar
  18. Hola bonita, me alegra un montón que salieras adelante, que pudieras establecer ese vínculo tan bonito con tu pipiolillo y que si querías hacerlo así no te rindieras. Me alegra también saber que hay grupos que prestan tamaña ayuda a las mamas y sus bebes, que te ayudan a hacer realidad tus deseos y te aconsejan para que todo sea mas factible.

    Por otro lado me entristece ver que los médicos siguen tomando siempre el camino mas fácil, sin tener en cuenta los beneficios de la lactancia materna siquiera y que a la primera de cambio que no pones a mamar al bebé el primer día y todo va sobre ruedas ya te dicen que pongas el biberón y la leche artificial y adelante. Si hay grupos que ayudan quiere decir que es posible hacerlo cuando no se consigue a la primera ir sobre ruedas, por qué no pueden los mismo médicos prestar esa ayuda? :((
    Besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, la actitud de los médicos influye mucho. En nuestro caso algunas enfermeras (las primeras no) también nos ayudaron bastante...

      Eliminar
  19. Yo con este tercero voy a probar las pezoneras si veo que me resulta molesto como los dos anteriores. Mi idea con Alfonso era darle sólo el pecho pero es cierto que la leche tardó mucho en subirme y ya en el hospital le di algún bibe. Luego, justo al llegar a casa, los puntos de la episiotomía me tuvieron varios días inmóvil y con unos dolores bestiales así que alternaba tomas de pecho y bibe y así seguimos hasta los tres meses.
    Yo confieso q, en ese sentido, no tuve ningún sentimiento de culpabilidad. Y sé que no lo tendré si con el tercero no lo consigo, más que nada porque un bebé también tiene q sentir q su madre está bien, y si darle el pecho se convierte en un drama para la madre, entonces no le veo mucho sentido...
    En cualquier caso, la lactancia mixta me ha resultado una buena opción y con un tercero puede q tenga sentido, sé que Rafa va a necesitarme mucho y no sé si voy a dar abasto!!!

    ResponderEliminar
  20. A mí las pezoneras me ayudaron mucho, espero que a ti también!

    Como le decía a Lois, yo creo que es cuestión de expectativas: yo me sentí fatal porque mis expectativas para con el parto y la lactancia eran totalmente diferentes, y de ahí mi sensación de fracaso... Y más aún si la sumas a las hormonas y a que hacía poco que había dado a luz...

    Por supuesto la lactancia mixta es una opción estupenda; además las circunstancias familiares y personales influyen mucho en esta decisión y si tú vas a estar mejor y además ahora con este tercer bebé vas a poder pasar tiempo con los dos mayores gracias a eso, estoy segura de que será lo mejor ;)

    ResponderEliminar
  21. Mi cesarea fue horrible, tampoco conocí a mi pequeña hasta 12 horas después de la intervención y aun lloro cada vez que lo pienso... no era para nada lo que tenia en mente ... por suerte se acoplo fenomenal a la lactancia (unas horribles grietas fueron el único problema...) dar el pecho es una de las maravillas de ser mami. gracias por tu historia seguro tu experiencia ayuda a alguien

    ResponderEliminar
  22. Benditas pezoneras!! No las use mucho tiempo pero reconozco que si no fueran por ellas hubiera abandonado la lactancia los primeros días. A las tres semanas mas o menos las fui quitando progresivamente y ya hasta los siete meses, que se termino la lactancia pero de forma voluntaria por parte del Miniser y respetuosa, sin dramas.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...