jueves, 27 de noviembre de 2014

Una persona especial: mi padre

Ayer cumplió años una persona que, sin lugar a dudas, es uno de los pilares de mi vida: mi padre. Y me he dado cuenta de que a pesar de ello nunca os he hablado de él en el blog.

Mi padre es una gran persona pero, además, es un padre excepcional. Cuando yo nací, en una época en la que aún eran las madres las que se ocupaban mayoritariamente de los hijos, él compartía esas tareas con mi madre. Mi padre me alimentaba (cuando empecé a tomar biberón, claro), me bañaba, me cambiaba, me paseaba...

Yo era un bebé que dormía muy mal. Para que cogiera el sueño, él me llevaba en sus brazos de paseo al atardecer hasta que caía rendida y podía volver a casa para dejarme en la cuna.

Cuando mi hermano nació yo era muy pequeña (tenía poco más de dos años), y como mi hermano necesitaba mucho a mi madre, mi padre se volcó en mí. Todo su tiempo, cuando no estaba trabajando, le pasaba conmigo para que no notase tanto la falta de mi madre. Recuerdo que alguna vez se cogió incluso algún día de vacaciones para acompañarme a alguna excursión y pasar el día juntos.


Antes de que empezase al colegio, él me estuvo llevando allí para que conociera a otros niños y no lo pasara tan mal el primer día.

Uno de mis grandes deseos cuando era niña, era tener un columpio. Él me fabricó uno que aún hoy sigue ahí, y pasé muchísimas horas cantando en él.

Cuando llegaba de trabajar siempre jugaba con mi hermano y conmigo. Recuerdo que estábamos deseando oír su coche para abalanzarnos sobre él, darle un beso y ponernos los tres a jugar. Jugábamos a la plastilina, a los playmóbil, a los coches o a cualquier otra cosa que se le ocurriese, porque mi padre es una persona muy creativa. Y cuando dijo jugar, quiero decir exactamente eso: no solo sacaba las cosas para que nosotros jugásemos a su lado, es que él participaba en los juegos al mismo nivel que nosotros.

Al lado de donde vivíamos había un río. Los fines de semana nos llevaba a mi hermano y a mí, y a todos nuestros amigos, a dar un paseo por allí con los perros. Nos contaba cosas, veíamos a los pájaros, construíamos presas con las piedras e incluso nos fabricó unos barcos de madera para echar carreras en el río. 

Recuerdo que una vez nos construyó una caseta con los panizos de los maizales que cultivaba, y mis amigos y yo lo pasábamos allí en grande.

Por supuesto, nunca jamás nos pegó. Él siempre ha estado en contra de pegar a los niños. Por el contrario siempre abogaba por el diálogo intentándonos enseñar las cosas de verdad, nunca a base de golpes.

Cuando me hice más mayor y empecé a salir con mis amigas, mi padre era el único que no protestaba por irnos a buscar."No me importa, voy las veces que haga falta", me decía. Y os aseguro que fueron muchas...

Cuando empecé a la Universidad, él no solo madrugaba conmigo para llevarme a la parada del autobús... Él se despertaba siempre antes que yo para prepararme el desayuno. Y si iba a llegar de noche, me iba a buscar para que no fuera sola por ahí y que no me pasara nada.

Ya trabajando no hacía falta que me llevase a ninguna parte porque yo tenía mi coche, pero él seguía despertándose cada mañana para darme un beso y desearme un buen día.

Nunca olvidaré su cara de satisfacción y orgullo con cada uno de mis éxitos, con cada momento de felicidad en mi vida.

Siempre puedo recurrir a él, pase lo que pase, sabiendo que va a intentar ayudarme todo lo que pueda y dándome su opinión objetiva y sincera. Él siempre está ahí. Siempre.

Y si le quería con locura antes, ahora que le he visto con mi hijo, le quiero muchísimo más. Recuerdo estar en el hospital y de repente, de mañana, llegar él sin mi madre, que seguía durmiendo. Solo porque quería vernos.

Como os podéis imaginar, todo lo que jugó con mi hermano y conmigo... Ahora lo está jugando con mi pipiolillo, al que adora. Y mi pequeño a su abuelo también.

Tenemos una relación muy especial. Nos parecemos mucho, así que nos entendemos muy bien. Ojalá algún día mi pipiolillo y yo tengamos un vínculo así.

Estoy segura de que va a leer esto porque aunque él no sigue mi blog, mi madre sí que me lee y seguro que se lo enseña... Papá, te quiero muchísimo. Gracias por todo. Sin ti jamás hubiera conseguido todo lo que tengo.

Feliz jueves a todos 

22 comentarios:

  1. Pues si yo estoy con lágrimas en los ojos, el se va a emocionar muchísimo!

    Me siento muy identificada, mi padre tb es así, de los que lo dan todo y más poe sus hijos, mi padre y mi madre por igual...

    Podría decir muchas cosas pero ne quedo con su frase preferida,la que siempre me dice: te quiero desde antes de que nacieras

    :) vivan los padres!

    Bea.

    ResponderEliminar
  2. He leído esta entrada y en todo momento estaba pensando en que describías a mi padre... Mi padre ha sido siempre un padre 10!!! Me acuerdo cuando yo era pequeña las tardes de invierno cuando llegaba de trabajar y nos poníamos a jugar con plastilina. Mi padre hizo un busto de mi madre precioso!!! Cuando empecé a salir siempre siempre siempre me venia a buscar. Se ponía el despertador a la hora que fuera y venía a recogerme en coche. Además me llevó a un par de conciertos... lo que tuvo que aguantar el pobre!!! Ahora soy mayor pero sigue cuidando de mi. Cada día me llama sobre las 8 de la mañana para saber si estoy bien. Vivo sola y lejos de casa por trabajo, y tanto él como mi madre me llaman cada mañana para saber si he pasado buena noche... Mira, ayer también fue el cumpleaños de mi madre, ¡Qué casualidad!

    Un besazo reina

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito todo lo que cuentas... Y qué bonito poder decírselo y darle las gracias por hacerte tan feliz! <3
    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Nena maravillosa la entrada...y tu padre tiene que ser igual de maravilloso, porque el cariño se desprende en cada frase la verdad. El padre ideal...
    Muchas felicidades padrazo!

    ResponderEliminar
  5. Casi se me escapa una lagrimita de emoción, hay mucho amor en ésas letras y en ése padre maravilloso.Yo no pude disfrutar del mío mucho tiempo, y a veces me pregunto cómo habría sido...

    ResponderEliminar
  6. madre no se él, pero a mi me has hecho llorar, no se porque me ha encantado leer esto de tu padre... Lo primero felicidades para el, y otras para ti, por ese padrazo... Yo no puedo decir todas esas cosas de mi padre, el nunca nos cambio el dodotis, nunca nos dio de comer, ni nos ayudo con los deberes, pero no por eso es peor padre, es de otra manera... Pero con mis hijos es un abuelazo... Yo adoro a mi padre, y puedo escribir algo asi, pero de otra manera que tu, creo que por eso me he emocionado, porque hay muchas clases de padres, pero si son buenos hayan o no jugando con nosotros lo llevamos en el corazón... saludines

    ResponderEliminar
  7. Nenita... que me he emocionado mucho. Tienes una gran suerte.
    Muchos besos y abrazos ♥

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito y qué gusto leer lo que cuentas. Tu padre es un padrazo, excepcional como dices. Me alegro mucho de vuestra relación, me ha parecido precioso. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  9. Alucinada me has dejado, María. Lo tuyo es un padrazo. Muy bonito todo lo que le dedicas, sin duda se lo merece. Seguro que Alejandro tiene un vínculo inolvidable con su abuelazo ;) Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Que bonito! gracias por compartirlo con nosotras. es precioso! y sabes lo más maravilloso que como abuelos son aun mejor y que cuando ves a tu pareja ser un padre increible te enamoras aun más de él.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito... por lo que leo tu padre es un gran hombre, felicidades y un fuerte abrazo para ambos en su día.

    ResponderEliminar
  12. Mi padre se quedaría traspuesto si leyera tremenda declaración de amor en mi blog. A mí sí que me lee (el mío, no el tuyo, claro), pero habitualmente me echa en cara que diga cosas malas de él (como que cuando colechaba conmigo pesaba cerca de 100 kilos y mi madre temía que me aplastase, porque yo nací con 2,900 kilos...)

    ResponderEliminar
  13. Un precioso homenaje para tu padre. Se nota que es muy especial para ti y pocos padres de esa época hicieron lo que él ha hecho por vosotros... Un superpadre

    ResponderEliminar
  14. :) me ha encantado!!! qué bonito María!

    ResponderEliminar
  15. Una entrada preciosa María... y una suerte enorme tener un padre así.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  16. Ay María, con lo que dijo Bea me resistia a leer esta entrada porque sabía iba a emocionarme y así ha sido. Puedes sentirte mega feliz y orgullosa por tener un padre así.

    ResponderEliminar
  17. Justamente ayer fue el cumple de mi madre, para la edad que tiene está en plena forma. Me he emocionado leyéndote, pero también pensando en lo bien que lo pasamos ayer con ella.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, resulta que yo soy el padre....Me he emocionado al leerlo. Tenía razón mi hija, ya que mi querida mujer (que ella si lee periodicamente esto de los blog, yo no, lo reconozco), me iba a enseñar este texto. Yo tengo dos hijos y os aseguro que ambos son los hijos que cualquier padre desearía tener. Como este es el blog de María y ha puesto tantas cosas buenas de mi (algunas ya ni las recordaba, y lo he hecho al leerlo), quiero dedicarte especialmente un cariño muy grande.
    Imaginaros una niña como María. Muy cariñosa, muy obediente, muy sensata, muy entregada a los demás, y un largo etc, que se podría aplicar a mi querida hija María, y todo ello desde muy temprana edad. He tenido el privilegio de poder ver como te ibas haciendo la gran mujer que sin duda eres hoy. Como imagino que os pasará a todos los que ya tenéis hijos, cualquier entrega que hagáis para con ellos, es inmediatamente recompensada solo con contemplar sus rostros. Por lo tanto poco mérito tengo en lo que cuentas, ya que he recibido a cambio infinitamente más de lo que entregué.
    Estoy seguro de que serás una gran madre (ya apuntas maneras jejejeje), y doy gracias al Creador de todas las cosas de que me permita contemplarlo. Alejandro, mi querido nieto también apunta maneras para darnos alegrías sin medida.
    Muchas gracias también a todos los que me habéis alagado con vuestros comentarios. Os aseguro que alagos como los vuestros nunca son lágrimas en la lluvía.
    Un beso para todos, pero sobre todo para ti, hija mía.
    Pd. Intentaré leer más en internet, y por lo tanto en tu blog, ya que regalos como el que me acabas de hacer con tus palabras, no se pueden medir con nada.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito guapa! Seguro que estará muy emocionado si lo ha leído ☺️
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Es una carta preciosa, una bonita manera de felicitar a alguien muy especial.

    ResponderEliminar
  21. Ay María, que me he emocionado leyéndote a tí, y lo de tu padre ya... no hay palabras, no te digo más porque no tengo palabras, qúe emoción, qué bonito :-)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...