jueves, 27 de noviembre de 2014

Una persona especial: mi padre

Ayer cumplió años una persona que, sin lugar a dudas, es uno de los pilares de mi vida: mi padre. Y me he dado cuenta de que a pesar de ello nunca os he hablado de él en el blog.

Mi padre es una gran persona pero, además, es un padre excepcional. Cuando yo nací, en una época en la que aún eran las madres las que se ocupaban mayoritariamente de los hijos, él compartía esas tareas con mi madre. Mi padre me alimentaba (cuando empecé a tomar biberón, claro), me bañaba, me cambiaba, me paseaba...

Yo era un bebé que dormía muy mal. Para que cogiera el sueño, él me llevaba en sus brazos de paseo al atardecer hasta que caía rendida y podía volver a casa para dejarme en la cuna.

Cuando mi hermano nació yo era muy pequeña (tenía poco más de dos años), y como mi hermano necesitaba mucho a mi madre, mi padre se volcó en mí. Todo su tiempo, cuando no estaba trabajando, le pasaba conmigo para que no notase tanto la falta de mi madre. Recuerdo que alguna vez se cogió incluso algún día de vacaciones para acompañarme a alguna excursión y pasar el día juntos.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Project life (I)

Ya sabéis que me encantan las manualidades y muy especialmente el scrap, así que seguro que no os sorprende que siga blogs de esta temática. Hace un par de años empecé a leer y ver en estos blogs Project lifes, y desde entonces me pareció un proyecto genial. 

Básicamente, para todos los que no lo habéis oído nunca, consiste en realizar una especie de álbum de fotos pero un poco especial, porque no se pegan únicamente fotos sino que también se escribe lo que pasa en ese momento, las sensaciones, las emociones... La idea original fue de Becky Higgins y consistía en hacer unas "crónicas semanales" desde principios de año y hasta el final (de tal forma que terminarías con unas 52 páginas dobles sobre tu vida en ese año concreto).

(espero que disculpéis las fotos, las fundas de plástico hacían que hubiera brillos)

jueves, 20 de noviembre de 2014

Maternidad: Lactancia materna (I)

Esta que voy a contaros es nuestra experiencia  -del pipiolillo y mía- con la lactancia materna, que no fue un camino de rosas. ¿Por qué la cuento? Pues porque creo que a lo mejor puede ayudar a alguna madre que se encuentre en la misma situación.

Como ya sabéis, mi pipiolillo nació por cesárea lo que chocó mucho con la idea del parto que yo tenía. No quiero hablaros de mi parto, que no fue bueno, porque no quiero desanimar a nadie (lo que pasó no es habitual), pero sí que os recuerdo lo de la cesárea porque es vox populi que este tipo de intervención dificulta la lactancia materna.

Yo tenía claro que quería dar el pecho a mi bebé. Había leído Un regalo para toda la vida de Carlos González, había buscado experiencias por internet y, por supuesto, me había informado con mi matrona en mi centro de salud. En la práctica, nada de todo esto me sirvió realmente.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Una de libros

Hace poco descubrí en la blogosfera una entrada de Canela y Naranja que me gustó mucho y he querido hacer mi versión... ¡Y va de libros!

♥ El último libro que he leído: Crianza de alta demanda, de Mónica San Martín.

♥ Un libro que cambió mi forma de pensar: El Alquimista, de Paulo Coelho. A lo mejor fue por la edad (lo leí cuando tenía 16)...


♥ El último libro que me hizo llorar: Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio. Aclaro, no es que sea de llorar, pero le leí justo cuando volví a casa después de que naciera el pipiolillo y me tocó la fibra sensible.. Os debo sinopsis de este libro porque es muy especial.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Maternidad: Porteando que es gerundio

Hasta que me quedé embarazada y empecé a investigar sobre la educación de los hijos, no había oído hablar nunca de la crianza con apego y mucho menos del porteo. Había visto, claro, las típicas mochilas colgonas que la gente usaba de vez en cuando, pero no tenía ni idea de que no eran buenas para los bebés ni que el porteo podía ser algo habitual.

Cuando lo descubrí, empecé a investigar sobre el tema, las mochilas, los fulares... Y me llamó mucho la atención así que se lo comenté a mi marido. Juntos decidimos que no teníamos porqué utilizar un método único de transporte (el cochecito tradicional o el portabebés), sino que ambos métodos eran totalmente compatibles e incluso complementarios.

Llegó entonces el momento de decidir cuál sería el portabebés más adecuado para nuestro pipiolillo teniendo en cuenta nuestras circunstancias familiares. Una vez descartadas, por supuesto, las colgonas que no respetaban las espaldas de porteador y porteado, la opción que nos parecía mejor en nuestro caso fue la de las mochilas.

¿Y qué os puedo decir? No puedo estar más feliz de haberme animado a portear. Por supuesto, como os podéis imaginar, es el medio de transporte preferido del pipiolillo porque va muy cerquita de mamá o papá y, a la vez, puede ir mirando todo a su alrededor (aunque en realidad suele quedarse dormido a los 10 minutos de paseo). Y os confieso que también es mi método de transporte preferido, muy por encima del cochecito. ¿Por qué?

lunes, 10 de noviembre de 2014

DIY: Recetario (III)

¿Os acordáis del recetario DIY que me hice yo misma hace un tiempo? Después realicé otro parecidísimo para mi amiga Bea que os enseñé aquí. Pues hace un tiempo empecé a pensar que no era muy práctica esa distribución que tenía que rehacerle entero con nuevas secciones.

Total que un día me puse a ello y... ¡vòilá! Os presento mi nuevo recetario (siento que las fotos tengan como brillos, creo que es por el forro plástico):



jueves, 6 de noviembre de 2014

Diario de embarazo (II)

¿Os acordáis de cuando os enseñé el diario de embarazo que había empezado? Pues ya le tengo terminado y guardado a buen recaudo. El resultado me encanta, y como había previsto, se ha convertido en un recuerdo muy bonito de esa etapa tan especial de mi vida. ¿Os apetece verlo? Aquí tenéis algunas páginas...

lunes, 3 de noviembre de 2014

Soy mamá ♥

Hoy hace cuatro meses que llegó a mi vida la persona más importante para llenarla de luz y felicidad: mi pequeño Alejandro. Después de casi 9 meses de embarazo donde intenté leer e informarme sobre cómo cambiaría nuestro hogar cuando él llegara, donde mi querido y yo nos dedicamos a preparar con todo nuestro amor su habitación y todo lo que necesitaríamos en nuestra casa y en el hospital... Después de 38 semanas y 5 días exactamente, nació nuestro pipiolillo y nos dimos cuenta de que ser papás requiere de muchísimo amor, grandes dosis de paciencia e intuición y, muy poquito de libros e instrucciones.

Sentir por primera vez la piel de mi pipiolillo, darle un beso, abrazarle... Son momentos mágicos que guardo en mi corazón como mi mayor tesoro y cada día con él es un regalo maravilloso.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...