lunes, 19 de mayo de 2014

La mala educación

Me compré mi primer (y hasta el momento único) coche con 25 años. Cómo podéis imaginar me hizo muchísima ilusión y me costó mucho esfuerzo, así que estaba como se dice, como una niña con zapatos nuevos. Entonces descubrí la gran independencia que da, porque te permite ir donde quieres y cuando quieres.
El caso es que hace un par de años, a mi querido se le estropeó su coche. Ya estaba viejito y él para ir a trabajar no le utilizaba, así que decidimos quedarnos únicamente con el mío. Cuando me quedé embarazada y nos mudamos más cerca de mi lugar de trabajo, él se quedó con mi coche y yo me quedé... Pues eso, con el coche de San Fernando, un ratito a pie y otro caminando.

No os voy a engañar: echo de menos mi coche aunque realmente para ir a trabajar no le necesito. Y el otro día... ¡El otro día le eché de menos mucho más!

Me había apuntado a las charlas que os comenté que imparte una matrona en Toys´rus, y mi querido finalmente tuvo una reunión y no pudo acompañarme ni pude disponer de coche, por lo que tuve que coger el autobús urbano. Para que os hagáis una idea, del Toys´rus a mi casa se tardan apróximadamente 7 minutos en coche. Yo llegué 1 hora y cuarto después de salir de casa. Y es que además, lo del autobús, fue toda una experiencia (y no positiva).

Vi al autobús marcharse justo cuando me acercaba a la parada. Sí, triste pero cierto. Tuve que esperar 22 minutos a que pasara el siguiente. Cuando me subí, todos los asientos estaban ocupados por gente joven. Me subí yo con mi barriguita de 7 meses y... ¿Os podéis creer que NADIE, absolutamente nadie, me ofreció su asiento? No lo podía creer (ni comprender).



Tuve que hacer trasbordo. En el siguiente autobús me pude sentar porque iba medio vacío pero me duró poco la alegría... Una parada más tarde se subió un ancianito, de esos que caminan muy despacio y con cachava. Todos los asientos estaban ocupados por gente joven... Y yo misma. Pues increíblemente la única persona que se levantó para cederle su asiento fui yo, embarazada de 7 meses. ¿Cómo es posible?

No lo puedo comprender. ¿Estos son los valores que estamos inculcando en las generaciones actuales? ¿Dónde quedó la buena educación? ¿Dónde quedó el preocuparse por los demás? ¿Dónde quedaron los buenos días, la cortesía, los modales?

No sé si estáis de acuerdo conmigo o estaré siendo excesivamente pesimista, pero creo que desgraciadamente todo eso se está perdiendo. Los jóvenes tienden a ser cada vez más egoístas pensando principalmente en su propio bienestar sin importarles lo que al resto de personas les suceda.

Yo no quiero que mi pequeño Alejandro sea así. Me gustaría que aprendiese a respetar a los demás, a ser educado, a ayudar a los demás, a no ser egoísta. Espero poder inculcarle buenos valores. Espero que aprenda que a los ancianos no hay que aparcarlos sino cuidarlos, que hay que cumplir las normas y ser una persona cívica, y que cuando se sube a un autobús una persona que lo necesita, hay que cederle el sitio.

¿Qué pensáis de mi reflexión? ¿Os habéis dado cuenta del cambio sustancial de la sociedad en cuanto a los valores que ahora hay? Me encantaría leer todas vuestras opiniones...

Feliz lunes 

53 comentarios:

  1. Tienes razón, pero no siempre es gente joven, yo voy mucho en tren y bus, y veo mujeres "mayores" de unos 60 años con taconazos de infarto para ir a la compra, que tampoco ceden su asiento a viejit@s de 90 o embarazadas ... somos bastante incívicos en general, y eso se aprende en casa

    Saludos desde CukyMundo!

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias!
    La verdad es que me siento super identificada con tu reflexión...
    Yo también estoy embarazada y a demás de que aun no se me nota mucho, todavía no tengo la necesidad de sentarme allá por donde voy porque aun me siento ágil. Pero es cierto lo que dices y muy triste.
    Lo que tengo bien claro es que si en algún momento me pasa esto que te sucedió a ti, le voy a echar cara, pero cara porque tengo razón: en el transporte público siempre hay unos asientos reservados para embarazadas, ancianos y personas con algún tipo de discapacidad o lesión (una pierna rota), y aunque la norma no escrita dice que cualquier persona debe ceder el asiento, los que están OBLIGADOS a cederlo es la gente que va sentada en esos asientos reservados, y si no lo hacen por su propia voluntad estamos en todo nuestro derecho de echarles de ahi (literalmente)...y que alguien se ponga tonto...ES ASI.
    Y es una pena tener que llegar a los extremos de tener que decirle a una persona adulta y totalmente consciente y capaz, lo que civicamente está bien, pero...que nos vamos a arriesgar, a caernos con nuestra tripita de 6/7/8 meses? Definitivamente NO

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que hay de todo como en todos sitios. Yo vivo en un barrio donde la mayor parte de los habitantes somos gente de entre 30 - 45 años y te aseguro que lo más normal es que la gente ceda su asiento a las embarazadas y son muchísimas las que hay. Pero como tu dices siempre puedes ver a alguien hacerse el despistado mirando el móvil para no ceder el asiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual depende del sitio, de la educación, del momento... No te digo que no. Pero yo estoy hablando de un autobús en el que si había 10 asientos, en los 10 iba sentada gente joven....

      Eliminar
  4. Totalment de acuerdo. En estos casos lo que tienes que hacer es echarle morro y decirle a alguno de esos jóvenes maleducados que se levanten (que tendrían que hacerlo por ellos mismos, pero ya sería esperar demasiado!).
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Hola!!

    Estoy contigo, cada vez tenemos menos respeto y educación. Menos mal que todavía quedamos gente decente, así que habrá que enseñar a nuestros hijos (yo todavía no tengo jeje) para que sean "diferentes" de mayores. No como esos chavales que no respetan y encima si les llamas la atención te contestan de muy malas maneras.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, siento venir a tu blog y de repente discrepar contigo, pero creo que las personas que estáis acostumbradas a ir en coche estáis muy mal acostumbradas y que no deberíais generalizar por una cosa puntual que os haya sucedido en un momento puntual.
    Está claro que gente maleducada hay en todas partes y un día te los puedes encontrar a todos juntos, soy consciente de ello. También puede ser que donde tu vives la gente sea más maleducada... Yo suelo coger el autobús y el metro bastante a menudo y estoy acostumbrada a ver a gente ceder su asiento, he llegado a ver cómo varias personas se han levantado al mismo tiempo para ceder su asiento a una embarazada a alguien con un bebé o a alguna persona mayor.
    Pues eso, siento discrepar contigo en esto, pero es que no me gustan las generalizaciones.
    Enhorabuena por tu blog.
    Saludos.
    Alicia

    ResponderEliminar
  7. Mira pues hay de todo, y como en todo no se puede generalizar. A mi me han cedido asiento y en una hasta "discutí" con un hombre. Te pongo en situación yo con super barriga estaba en uno de esos de preferencia. El bus se fue llenando y a mi lado se sentó un hombre de unos 50. En una de las paradas vi por la ventana como una mujer de unos 60 y algo, se da el carreron de su vida cruzando por en medio de la calle para no perder el bus. Por supuesto subió agotada. Yo iba escuchando música pero noté como el hombre, por supuesto sin dejar él su asiento, empezó a relatar, que si la juventud que tal, yo baje el volumen para escuchar y lo deje que se quedara a gusto. Cuando me levante entonces fue cuando me dirigí a él, se quedó blanco al verme la barriga (no se me veía porque tenía el abrigo encima echado y me la tapaba) me quité los cascos y le dije que tenía más motivos para estar sentada que la señora que ya había demostrado que se encontraba en perfecta forma, y que no hablara sin saber.

    Pero vamos que ya te adelanto que te encontraras muchas de estas, el tema carro por ejemplo y la gente que aparca en cualquier sitio incluido pasos de peatones, de tener que dejar a un lado el carro y adelantarte a mirar o de dar un gran rodeo porque es imposible cruzar. Es increíble, y todavía nosotras pues estamos bien pero personas que van en silla de ruedas, en fin.

    ResponderEliminar
  8. Cuando yo estuve embarazada la verdad que siempre me cedían su asiento, muchas veces lo rechazaba porque eran pocas paradas, o no me apetecía, siempre dando las gracias, pero un día un chico joven se levantó para dejarme su asiento, iba a sentarme y zaaas una señora, una señora joven, a ver si os pensáis que de mil añitos, no no, joven, con sus tacones y sus bolsas del corte inglés se adelantó, y ni me miró, se lio unaaaa... el chico llamándola de todo, yo roja como un tomate y la otra todo digna, la sinvergüenza.
    Pero como digo, por lo general, gente muy amable que siempre me cedió su sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Gracias a Dios hay de todo y hay gente que lo hace... ¡Cómo no! En mi caso, mi experiencia no fue que la mayoría cedía sino todo lo contrario, pero admito que puede que fuera un caso puntual...

      Eliminar
  9. Yo siempre he cedido el sitio, pero un día me peleé con mi compañera de piso en el bus. Volvíamos de la universidad y nos sentamos y yo estaba con vértigos y aún me dijo la muy sinvergüenza que le cediera el asiento a un señor. La mala educación nos invade.

    ResponderEliminar
  10. Puffff tema peliagudo bonita, es cierto que hay de todo, yo he visto gente cediendo un asiento, pero sintiéndolo mucho la balanza se decanta hacia los que se hacen el despistado y dicen ya se levantará el vecino que yo estoy muy cómodo. :( , y lo digo desde la experiencia de vivir en la gran ciudad donde ir en coche es mortal si has de aparcar, así que para cualquier movimiento si o si has de coger transporte público.
    Mala educación? pues no se...mas que eso yo creo que son los simples valores de comvivencia que se han pérdido, que pena :( , en casa no se....no se enseñara valores a los niños y jovenes? se les deja hacer lo que quieren de tal modo que cuando quieres decirles algo te miran como diciendo y a ti que te importa lo que yo haga, snifff, es triste pero yo he estado entre jovenes y he tenido esa experiencia mas de una vez, lo peor: mucha gente deja que hagan porque les tienen hasta miedo (y no hablo de gente con crestas de colores y tachuelas y demas ehhh) gente normalita. Estos jovenes luego son los adultos y bueno....que esperamos que si nunca vieron valores de repente les entren por arte de magia.
    Cuidado que no quiero generalizar al 100%, afortunadamente hay jovenes y adultos estupendos, solidarios y que prestan su ayuda en cuanto ven la ocasión, pero claro es fácil encontrarse con ambas bandas.
    Así que tendrás que echarle cara y si un día te encuentras regulín o no te ves estable con los movimiemtos que hacen los buses, pues nada pedir que sean tan amables de dejarte sentar, aunque subas ya al bus con carita triste y tengas que decir que estas mareadilla, lo que sea para no correr el riesgo de sufrir un frenazo brusco con la tripita ya avanzada :)
    Besote!!!!

    ResponderEliminar
  11. Muy cierto, por lo que yo veo lo más habitual es que la gente no se levante para ceder el asiento, es la ley del más rápido: quien primero llega, se lo queda. Imagínate la gravedad del asunto que hace unas semanas iba yo en bus, subió un abuelito y yo me levanté a cederle el asiento; y unas mujeres de unos 50 años diciendo muy alto a todo el bus: esta chica se ha levantado para dejarle su sitio a un anciano!!! Como alucinando porque según ellas no era lo habitual! Qué fuerte!!
    Tú tranquila, que Alejandro tendrá unos superpapás y tendrá el suficiente sentido común para ceder el sitio cuando alguien lo necesite más que él ;)

    un besito!

    ResponderEliminar
  12. Yo la verdad es que no puedo opinar, porque hace siglos que no uso el transporte público. Trabajo cerca de casa y uso el coche para ir a todos los sitios (vivo algo apartada y la frecuencia del transporte no es muy alta, por lo que o voy en coche o tardo mil horas). Pero quiero pensar que lo que te ocurrió no fue algo habitual o que tuviste mala suerte, porque si esto es así siempre, no se hacía donde va el mundo con tan mala educación y tan pocos principios.

    Besos y cuidate mucho!

    ResponderEliminar
  13. Yo uso el autobús de siempre. Y cuando estaba embarazada, incluso de poquito, casi siempre me cedían el asiento. Depende de lo cansada que estuviese, lo aceptaba o no. Pero no he tenido problemas con eso nunca en el autobús.
    Otro tema es lo mal comunicada que está nuestra ciudad con el autobús municipal, pero eso me da para una disertación demasiado larga....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería que me tocaron a mí ese día todos.... También reconozco que era mala hora y el bus iba muy lleno, eh?

      Eliminar
  14. Yo en esta ocasión no estoy de acuerdo contigo. Yo estoy harta de levantarme de los asientos no específicos, para que una embarazada o una persona mayor se siente. Creó que has tenido una mala experiencia, pero no significa que eso sea siempre así. Yo a veces estoy con un bajón de azúcar en el bus, y no me levanto. Y la mayoría de las veces, otra persona a cedido su asiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que creo que hay personas que sí que lo hacen! Puede que haya sido una mala experiencia y simplemente haya estado en el momento equivocado en el lugar equivocado, pero creo que no... Estoy segura de que habrá gente joven que lo necesite por x motivos (porque ese día se encuentre mal, por ejemplo) pero: ¿todos los que estaban allí? Cuánto menos sería sorprendente...

      Eliminar
    2. Hola:

      Me he acercado a vuestro blog siguiendo una consulta para encontrar a gente que como yo, estuviera harto de ceder ante maleducados e incívicos. Como el tema encaja dentro de mis "pesares", me he quedado un poquilo a leeros.

      Ok. My Crazy Little Things. Sí, es una variable que yo al principio no tenía en cuenta y al reparar en ello lo considero como un posible para justificar que alguien aparentemente fuerte y sin problemas (gente joven) ceda asientos etc, me refiero claro a malestares momentáneos, no perceptibles o cualquier eventualidad que puede afectarnos en un momento dado sin previo aviso o, incluso alguien que haya salido destrozado del trabajo etc. etc. También el que haya gente joven (sin determinar rango de edad) que sin dudarlo cede el asiento. Ok, una vez puesto esto en el tablero de ajedrez, la estadistica y lo aparente, donde si se usa como mecanismo de decisión "la navaja de Ockham", la respuesta más simple tiende a ser la correcta (nuestra sospecha de tener en frente a un "jeta"), y esa respuesta inclina la balanza sin piedad al platillo que pone "superpoblación de incívicos". La piedad filial, respeto a los mayores (impedidos, con dificultades o no) la hemos arrojado al cubo de la basura y encima en el que no se recicla. Es duro aceptar una generalización que nos atrapa a todos, pero en parte y por la ley intransitiva, lo merecemos en cierta manera, pues... Ok..., nosotros nos levantamos, pero..., ¿hemos llamado la atención, en el caso en que no estuviese en nuestra mano dar ese descanso a la persona que lo necesita, al joven o no joven pero aparentemente fuerte, sobre que debería facilitar el descanso a otra persona? Para colmo estamos hablando de ceder un sitio una media de 10 minutos, no una singladura.


      Confío haber sido capaz de transmitir con claridad mi opinión.
      Por cierto, soy un chico.

      Saludos cordiales y felicidades por el hilo.

      Eliminar
  15. A mí me pasaba igual, igual... lo peor las adolescentes escondiéndose en el móvil para no levantarse. Si se levantaba alguna tenía siempre más de 50 años (algunas estaban para cederles el asiento a ellas!!). Muy triste... :(

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo contigo guapa. Yo tampoco quiero que mis hijos sean así. Desde luego su padre y yo no lo somos...
    Esperemos que esto cambie, si no acabaremos regular (por no decir mal) :(
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Ufff que feo...
    La próxima tienes que pedir que por favor te cedan el asiento, porque como dicen más arriba, hay asientos reservados y es tu derecho sentarte ahí.
    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo contigo. Es cierto que el 100% de la gente no es una maleducada, pero también es cierto que el 100% de la gente debería ceder el asiento a una embarazada. Me parece de un incivismo brutal que se haya tenido que llegar al punto de poner una pegatinita indicando que ese asiento está reservado para ancianos, embarazadas, mujeres con bebé o personas con muletas. Dice mucho de la sociedad que tengan que recordarnos que ese asiento es prioritario para esas personas. Yo no generalizo la mala educación, pero sí se debería generalizar la buena, el respeto, los buenos modales... y sí, hace décadas había muchísimo más respeto que hoy. Sobre todo hacia la gente mayor.

    ResponderEliminar
  20. En la ciudad que yo vivo nunca me ha pasado eso, al revés. Y yo utilizo el bus casi todos los días para que veas que no es una experiencia breve. Si es cierto que los transbordos son un rollo para ir a la piscina con el peque tengo que hacerlo y lo que se tarde 5`en coche, acabo tardando 2h en bus. Porque además no hay forma de ir andando porque está en una pueblo límite y no hay aceras.
    Pero embarazada me cedían los asientos en cualquier lugar público y ahora con el Peque me ceden lugares como... en la parada del bus la única sombra que hay.

    Y como dicen por arriba, no te cortes ni un pelo y dices "es que nadie va a dejar a una embarazada sentarse?" porque si te caes en el bus es probable que caigas de bruces y la barriga cargaría con todo el peso, no por orgullo ni por educación ni por derecho sino por seguridad para tu pequeño.

    ResponderEliminar
  21. Yendo por partes te diré que con lo del coche me siento totalmente identificada. Mi marido se ha quedado mi coche para ir a trabajar y justo hoy tenía una reunión a las afueras y he tardado en llegar una hora y media, con coche hubiera tardado 15 minutos perro hay que aprender a compartir, jeje. Algo que he podido hacer hoy al cederle mi asiento a una embarazada :) Creo el el hecho de ceder o no un asiento es cuestión de la educación que se inculca en casa. Yo hago esto porque se lo he visto a hacer a mis padres y abuelos pero seguro que los que no lo hacen, aparte de por morro, es porque en sus casas no lo han visto. Estate tranquila que seguro que Alejandro cederá su asiento dentro de unos años. ;)

    ResponderEliminar
  22. Bueno, yo no pienso que toda la gente joven sea chunguilla, los hay muy majos, que si mujerrrrr, pero también es cierto que los hay que madre mía y del amor hermoso, dan miedito ;-). Yo he de decirte que sí que cedo el asiento, pero también confesaré que una vez casi me enfado porque un chico me cedió el asiento en el metro, enseguida pensé qeu me veía gorda jajaja, como iba con un vestidito suelto..., me senté tras muchísima insistencia, pero ofendida jajjajaj. Un besazo, y venga, mañana será otro día (mejor)
    Un besete de buenas noches :)

    ResponderEliminar
  23. Yo no uso bus pero embarazada de siete meses estuve en Zaragoza y no me he sentido tan mimada en mi vida, hasta los abuelos me cedían los asientos. Un lujo.
    Aun así, he visto a veces la mala educación de la que hablas, pero no solo en jóvenes sino también personas mayores perfectamente sanas y con más agilidad que yo que no se mueven un milímetro y si pueden te ponen trabas.

    ResponderEliminar
  24. Me he quedado de piedra leyéndote y, desgraciadamente, no puedo estar más de acuerdo contigo. ¿Sabes lo peor? Que los padres de esos jóvenes tampoco les llamarían la atención si estuviesen presentes en esos autobuses y ahi está el problema. Es más cómodo no decir nada, que educar a los hijos... en fin...
    Lo que podemos hacer el resto de padres es tener los valores claros y enseñarles mucha educación desde pequeñitos.... creeme yo lo hago y es una satisfacción ver cómo se comportan después.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  25. Ui...la gente!!! Y me incluyo...porque a veces todos tenemos días de egoístas. Pero es que.... no lo soporto!
    Y si encima trabajas cara al público (mi caso) ves cada cosa que te deja de piedra! Nunca entenderé nuestra sociedad.
    Tendré la esperanza de que algún día cambie.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  26. Yo cojo el bus a diario, pero interurbano, por lo cual, siempre hay asientos de sobra. Pero cuando vivía en Barcelona, alguna vez ya he visto cosas así, aunque no es la norma general.
    A mi me pasó un caso una vez, con el que me quedé con cara de pocker, iba yo sentadica en mi asiento, y de repente entra un señor mayor (el bus a reventar) le cedo mi asiento, y el buen señor se aparta y le dice a una chiquilla de unos diez años...siéntate nena....hombre ya!!!! yo le cedo el asiento a usted porque es mayor, una niña de 10 años no es un bebé, puede ir de pie buen señor, y yo vengo de currar cansada hasta las pestañas. En otra ocasión, se subieron dos señoronas pintadas como puertas, taconazo y echando peste a perfume, no había asientos y yo...sentada. Nada más entrar, hablaron de una discoteque de esas de tercera edad, y yo me hice mi composición de campo, no me levanté del asiento. Y si que hicieron un comentario sobre la mala educación por no ceder el asiento a gente mayor. En fin, que yo pensé casi lo que te he dicho antes, yo vengo de currar cansada, y usted se va de discotequeo (se bajaron en la parada que yo me imaginaba y fueron derechitas a la puerta de la discoteca, que está justamente en la parada de bus), si tiene moral para ir a bailar, téngala para ir de pie en el bus señora. Quiero decir con esto, que no siempre que cedes tu asiento de buen grado, te encuentras la respuesta que quieres del prójimo. Evidentemente, a una embarazada, o alguien con un bebé, hay que cederlo siempre....
    Respecto a los jovenzuelos, yo también pienso como tu, están muy maleducados, y cuando vayas por las aceras con tu sillita te darás más cuenta!! cuantas veces me ha pasado a mi, de acabar atropellando a alguna niñata porque venía de frente y no se apartaba!! yo soy de las que piensan, o te apartas o te aparto. Esa cuestión es una tarea de los padres y madres....y desde pequeñitos...
    De todas maneras, no te quedes con lo malo, y piensa que también hay gente bien educada que cede su asiento, pero que ese día, tu no te la encontraste por desgracia.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  27. Si bien es cierto que no se puede generalizar, también es cierto que en estos momentos, primero estás más sensible y segundo, no puedes evitar encontrarte con gente maleducada.
    Yo creo que todas las que hemos estado embarazadas tenemos historias que contar de este tipo.
    Yo varias veces pedí a alguien sentado en un asiento reservado a ancianos y embarazadas, que me dejara el sitio, y hoy en dia, rara es la vez que no le tengo que decir a alguien que se levante y deje ese sitio reservado.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  28. Yo tuve suerte durante el embarazo y sí se apiadaban de mi tipo de vaca-burra en estos casos. En la vida diaria ¡el papá de la bichilla debe ser de las últimas personas del mundo que quedan que ceden su asiento a gente que lo necesita! Eso sí, te cuento que alguna que otra vez hay gente que él ha considerado "mayor" y que se han ofendido por ofrecerles el asiento. Y es que ni obrando bien sabes si vas a herir susceptibilidades.

    ResponderEliminar
  29. Coincido totalmente contigo, y no me puedo creer que nadie te dejara el asiento! quizá no se te nota el embarazo??? es que en serio, si no, no me lo explico.
    Un besote

    ResponderEliminar
  30. Coincido totalmente contigo ,, siempre pasa que la gente está tan mal educada por todos lados ,, así como tu cuentas con tu barriguita a tantos viejitos le pasa lo mismo,, debieran pasarle multas a los que ocupen los asientos destinados a este fin

    ResponderEliminar
  31. A mi me ha pasado en el metro de Madrid. Puse incluso una reclamación en su página web, instándoles a que pusieran letreros mas grandes y claros sobre los asientos reservados.

    Es una pena!!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  32. Hola guapa, tristemente, estoy muy de acuerdo contigo. TLa educación de las generaciones que suben está sufriendo una decadencia brutal...¿los motivos? Pues eso... creo que los valores de nuestra sociedad actual dejan mucho que desear. Espero que sean muchas las madres que sean conscientes y que tengan especial interés en educar a buenas personas!!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Pues en mi caso, me he encontrado de todo, la verdad. Pero desde luego, no considero que la mala educación sea exclusivo de los jóvenes, para nada, en eso no estoy de acuerdo. Yo me he encontrado con jóvenes mal educados, si, pero también con mayores con bastante peor educación...
    Por otro lado, yo cuando estaba embarazada me encontraba estupendamente, vamos, que no necesitaba sentarme (quizá porque en el trabajo estaba todo el rato sentada). Al final, más de una vez, acabe sentada en el autobús, porque la gente me veía y se levantaba todo el rato para cederme el asiento... y al final, hasta me parecía mal. Sin embargo, me han visto con los niños pequeños en el autobús, que no podía cogerlos a los dos de las manos... y alguno ni se ha inmutado... Incluso alguno que ha amenazado con levantar a mis hijos pequeños de los asientos para que se sentase alguien que lo necesitaba más (que no digo que no sea verdad, pero si estoy yo sentada o gente de mi edad, veo más lógico que cualquiera de ellos se levante antes que mis hijos pequeños, que tampoco tienen la estabilidad de un adulto...) En fin, que hay de todo, gente muy maleducada, y gente más educada. Jóvenes y mayores... o gente que simplemente ha tenido un mal día...
    Me acuerdo una amiga embarazada que "reclamó" su derecho a ir sentada, y la mujer que había sentada (de más de 50 años) le dijo que ella también estaba embarazda pero que no se le notaba... En fin....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los niños pequeños si no pagan billete de autobús o metro no tienen derecho a ocupar asiento. Otra cosa es que tú te sientes y él se ponga encima de tus piernas.

      Eliminar
  34. Uy, ese es mi día a día, pero no cambio el transporte público por un coche ni loca, las pocas veces que me ha acompañado el roncador al trabajo, hemos tardado el triple y he llegado de mala leche. Además, me gusta quejarme del transporte.

    ResponderEliminar
  35. Desgraciadamente sí que me he dado cuenta, como bien sabes trabajo en un cole, y a diario veo cosas que no me gustan nada tanto de niños de primaria como de padres. El respeto por todo es cada vez menor, las normas sociales están muy pero que muy aparcadas. Los educadores luchamos cada día por inculcar estos valores a los niños pero hay algo que está fallando. Me parece muy triste tu episodio en el autobus María.

    ResponderEliminar
  36. Como por suerte, vivo en el centro y mi ciudad no es muy grande puedo ir casi todas partes andando, porque lo del autobús, a mi siempre me pasa igual se me escapa y el siguiente tarda un montón en llegar. Y aunque cojo poco el autobús, suelo ceder el asiento a embarazadas y ancianos, creo que es lo que hay que hacer, bss!

    ResponderEliminar
  37. Una lástima que te pasara eso... Yo no quiero pensar que los valores estén perdidos, es simplemente que la gente pasa o espera a que sea otro el que ceda el sitio. En el primer caso y en tu lugar, yo lo hubiera pedido en voz alta. Estoy segura que más de una persona se hubiera levantado.
    Bss!
    Sara

    ResponderEliminar
  38. Tu peque no será así pq tú le enseñaras bien!!!! yo creo q la gente pasa de todo y encima es como si no importase. Yo he d decir que algunos hasta se sorprenden de cuando haces un gesto así. El otro día ayudé a una mujer q iba con el carrito de su niño las escaleras pq la mujer no podía...y lapobre, hasta se sorprendió! La conclusión algo ha cambiado y no para bien!

    ResponderEliminar
  39. María, has puesto un buen título a un mal síntoma. Me da mucha pena leer los comentarios, en algunos veo que nos tiramos la culpa los unos a los otros. Cierto que hemos de enseñar a nuestros hijos desde pequeños, pero también los adultos podemos volver a aprender. Me quedaré sólo con lo positivo, con las sonrisas que habitualmente despiertan nuestras enormes barrigas, sea en el lugar que sea.
    Beso
    Pi

    ResponderEliminar
  40. Hola guapa!!! pues yo he visto esa situación directamente en el bus y lo alucinante es que los papas de algún crio "no le dicen absolutamente nada" a su niño para que se levante, es más aún te miran mal pk dicen que su niño tiene que ir sentado, vaya tela los valores de hoy en dia.
    También he visto gente mayor (no mucho) que hacen igual no ceden el sitio a otro que esté en peores condiciones o situación delicada, tiene tela la cara dura y el egoismo que hay hoy en dia.
    En Barcelona no es lo habitual, también hay gente educada que ceden sitio a los demás, pero tela tela, sobre todo a la hora de la salida de los colegios, es insoportable,
    Los valores han cambiado a todos los niveles... es lo que hay y es una pena... en fin
    reina que sigas bien tu embarazo que ya lo tienes cerquita.. cuidate mucho
    besines
    Silvia

    ResponderEliminar
  41. ¡Qué pena que te vieras en esa situación! A mí también me pasó ir de pie en el autobús con el bombo. Hay mucha gente que no se fija, a mí me ha pasado alguna vez, pero también hay quien mira para otro lado. En fin... Mucho ánimo en la recta final, ¡Cómo pasa el tiempo! Un beso y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  42. Jolín María... desde luego qué poca empatía.
    Pero tú mucho ánimo que seguro que el tuyo lo educarás maravillosamente y no se comportará así.
    Muchos besos y abrazos ♥

    ResponderEliminar
  43. Estoy totalmente de acuerdo contigo, creo que los valores de antes se han perdido. Yo me indigno cada dos por tres con cosas de ese tipo porque me da mucha rabia que la educación se haya esfumado de la mayoría de la sociedad en cosas básicas

    ResponderEliminar
  44. Lo he visto muchísimas veces cuando vivía en Barcelona (no por ser Barcelona, supongo que por se una gran ciudad), pero me quedé embarazada dos meses después de venir a vivir a Huesca y sólo puedo decir que mi experiencia aquí ha sido todo lo contrario. Ya no sólo te ceden el asiento, sino que me dejan pasar antes en la cola del super (lo cuál me parece excesivo) y la semana pasada hasta me hicieron "colarme" en la cola de un restaurante de comida rápida, y eso que había una cola considerable! La única mala experiencia fue con una señora bastante mayor aquí en el pueblo que me empujó a base de codazo limpio... pero es que fue un día que regalaban magdalenas y... ya se sabe que eso transforma a cualquiera jejeje

    ResponderEliminar
  45. Lo he visto muchísimas veces cuando vivía en Barcelona (no por ser Barcelona, supongo que por se una gran ciudad), pero me quedé embarazada dos meses después de venir a vivir a Huesca y sólo puedo decir que mi experiencia aquí ha sido todo lo contrario. Ya no sólo te ceden el asiento, sino que me dejan pasar antes en la cola del super (lo cuál me parece excesivo) y la semana pasada hasta me hicieron "colarme" en la cola de un restaurante de comida rápida, y eso que había una cola considerable! La única mala experiencia fue con una señora bastante mayor aquí en el pueblo que me empujó a base de codazo limpio... pero es que fue un día que regalaban magdalenas y... ya se sabe que eso transforma a cualquiera jejeje

    ResponderEliminar
  46. Poco cojo el autobús pero cuando lo cojo... ¡Te doy la razón en todo lo que dices! Aunque cabe decir que en este mucho hay de todo...

    ResponderEliminar
  47. Que quieres que te cuente, el verano pasado me escayolaron el pie, y -con los tiempos que corren -seguía yendo a trabajar con muletas en Metro. Ciando estás coja, olvídese uno de conducir durante un tiempo y difícilmente podía contar con que alguien de mi familia me pudiese llevar y recoger en el trabajo! En un mes y medio, creo que me cedió el asiento un chico nada más. Era entrar en el vagón y darse cuenta que la gente miraba para distintos sitios como si no me hubiesen visto o ni levantaban la cabeza del libro. Eso si, si no me lo cedes por las buenas lo harás por las malas, yo me acercaba a la zona de los cartelitos y decía bien alto: Disculpen, ¿me pueden ceder el sitio por favor? ahí indica que está reservado para gente con necesidad de él, como yo. Y se levantaban, mirándome mal, pero sin chistar.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...