miércoles, 30 de octubre de 2013

Desafío Love Craft Octubre: naranja

Es increíble como pasa el tiempo, ¡ya estamos terminando octubre! Y con el fin del mes, llega el desafío LOVE CRAFT, que este mes consistía en hacer algo con nuestras manitas que incorporara un color típicamente otoñal como es el naranja. Y yo, a falta de una cosa... Esta vez tengo dos: un amigurumi-calabaza y una tarta de calabaza.


El amigurumi le tejí a principios de mes, la verdad es que como os decía aquí, me está empezando a picar el gusanillo del ganchillo: es muy fácil de hacer (una vez que se le coge el truco) y muy resultón.



El mismo día que le terminé, fui a buscar castañas... ¿Os he dicho alguna vez que me encantan? Para mí el otoño tiene mucho encanto: volvemos a las mantas y las tardes de sofá, y también a las castañas calentitas.

Por otro lado, tenía muchas ganas de daros la receta de tarta de calabaza en la entrevista que me hizo Bea en agosto (click aquí si queréis leerla). La encontró mi madre en la web hace unos años, cuando teníamos excedentes de calabaza y yo no quería comer nada que engordara mucho. Buscó y buscó, hasta que dio con la receta perfecta:


A ella la queda deliciosa, muy suave y perfecta para esta época del año. Así que este fin de semana pasado me lié la manta a la cabeza y me puse a hacerla...


Yo adapté esa receta tradicional a thermomix (¡Ah! ¡No os he contado! La familia de mi querido nos regaló una por la boda y estoy encantada), pero tengo que confesaros que a mí no me ha quedado como a ella. De sabor estaba muy rica, pero la presencia dejaba un poco que desear porque no cuajó bien. Creo que fue porque utilicé un molde demasiado pequeño para la cantidad que salió...



¡Os animo a que probéis, es bastante ligera y sabe riquísima!

Y ahora sí, estoy deseando ver vuestras participaciones... ¡Inundemos la blogosfera de color naranja!

¿Qué os ha parecido la tarta de calabaza? ¿La habéis hecho alguna vez?

Feliz miércoles y no os olvidéis de que el día 1 en el blog de Bea (Coleccionando Cosas Bonitas) tendréis disponible el nuevo desafío 

lunes, 28 de octubre de 2013

#15cosassobremi

Como os contaba en twitter e instagram, estos últimos 15 días he estado siguiendo la iniciativa de (del blog La fábrica de secretos) y Marie (del blog Marie live in London) #15cosassobremi, donde cada día teníamos que subir a instagram una foto con el tema que se proponía.



La verdad es que aunque tenía cuenta de instagram no la utilizaba, así que este reto ha sido doble para mí... ¡Aquí tenéis mis fotos! Y como se suele decir sin trampa ni cartón, porque la verdad es que han sido dos semanas de locura y no he tenido tiempo para preparar absolutamente nada...


En primer lugar, mi desayuno, como veis suelo desayunar un zumo, una taza de Eko con una cucharada de miel (una que es tradicional) y unas galletas. A veces cambio el Eko por el té, y las galletas por tostadas, crepes...

Mi rincón en casa está en el sofá y la mesita del salón, lugar que he invadido con mi mantita, mi portátil y mis manualidades varias (ganchillo, revistas, papeles...)

Mi libreta es, sin duda, mi agenda. Completamente imprescindible para mí, no puedo salir de casa sin ella...

Y mi joya, por lo que significa (la unión con mi querido) y por el valor sentimental que tiene (como os contaba aquí, perteneció a mi abuela), no puede ser otra que mi anillo de boda...


Mi color es el azul: el color del mar, el color del cielo, el color de mis ojos, el color preferido de mi querido.

Aunque no suelo echarme perfume (no me gustan los olores "fabricados"), cuando tengo que hacerlo utilizo este de Calvin Klein, Euphoria Blossom.

Actualmente vivo en Castro Urdiales, una pequeña y preciosa villa marinera de Cantabria, así que la considero mi ciudad.

Y mi bolso... Pues este no es el más bonito que tengo, pero ya os digo que no me dio tiempo a preparar nada, así que el que llevaba ese día!


Ha sido casualidad, pero este collage me ha salido muy tecnológico. Aquí veis, en primer lugar, mi mesa de trabajo: sin ordenar ni nada, tal y como estaba en ese momento en la oficina.

Desde que era muy pequeña me encanta leer. Ahora mismo mi kindle me acompaña a todas partes, así que le considero mi libro...

Y finalmente mi momento, cuando llego a casa, me preparo un té calentito, enciendo mi ordenador y me dedico solo a mí....


Mis zapatos preferidos este otoño están siendo estas bailarinas tan bonitas que me compré en Fosco en las rebajas de verano: comodísimas y quedan genial.

No tengo mucha mano para las plantas, pero mi marido me trajo esta preciosa orquídea por mi cumpleaños y ahí estoy, intentando que mi flor sobreviva...

Y finalmente mi habitación. Aunque en este caso no significa nada porque vivimos en un piso de alquiler y está decorada plenamente por la propietaria del inmueble. Que oigan, tiene buen gusto, ¿eh? Pero no es mi estilo ;)

La última foto, espero que me disculpéis, no la he hecho. En este caso el hastag era #estasoyyo y ya sabéis que prefiero no salir en el blog...

Así que con esto, me despido por hoy. Ya sabéis que nos vemos mañana en el desafío LOVE CRAFT del mes de octubre para inundar la blogosfera con el color naranja... ¿Cuento con vosotros? Por mi parte la entrada ya está programada para las 7 de la mañana, para poder revisar que funciona todo correctamente antes de ir a trabajar.

Feliz martes 

lunes, 21 de octubre de 2013

Secretos que hay en mi bolso

Siempre he pensado que el bolso de una mujer es algo muy personal.

Recuerdo que en la adolescencia, no me gustaba llevarle porque me parecía un poco incordio. Un día la hermana de mi mejor amiga me regaló uno pequeñito, muy discreto, vaquero, con el número 7 decorándole y empecé a llevarle.

A día de hoy, no salgo nunca de casa sin mi bolso, ¡es indispensable! Llevo en él tantas cosas...


No me gusta nada que me rebusquen en él: han pasado años hasta que le he dejado a mi marido hacerlo. Y sin embargo hoy os le voy a enseñar a todos, en primicia, siguiendo la iniciativa Secretos que hay en mi bolso de Terenya, del blog By Terenya... ¡Me ha convencido!

 Lo imprescindible 
(¡Oopsss! Me acabo de dar cuenta de que salgo reflejada en la pantalla del móvil... Si es que no se pueden hacer las cosas deprisa y corriendo)

Por supuesto en el bolso no pueden faltar la agenda, las llaves, el móvil y la cartera (con las tarjetas, por supuesto!)


 Lo útil
Como podéis comprobar, llevo un batiburrillo de cosas que pueden ser útiles: clinex, stick antirozaduras, cacao, toallitas para quitar manchas, toallitas para la higiene personal, el usb, un espejo, unas pinzas, gel de alcohol para las manos, bolígrafo, cortauñas, cepillo y pasta de dientes. ¡Además también llevo aspirinas y tiritas en la cartera!


 La sorpresa

Sacando las cosas para hacer las fotos, me he encontrado una nota que me dejó mi marido una mañana, y que tengo guardada en la agenda... ¡La leo y me sale sola una sonrisa!

 La chorrada

¡Llevo un peine! En sí mismo no es una chorrada, pero es que nunca le uso... Por lo que es un trasto innecesario.


 Lo friki

Alguna vez, lo confieso, me he llevado el ganchillo...



¿Algo más? Creo que no me dejo nada... No está mal, ¿verdad? A veces pienso que soy un poco exagerada, pero no me gusta dejarme nada en casa. No obstante reconozco que si tuviera mucho trayecto andando, a lo mejor le descargaba un poco (habitualmente voy de casa al coche, del coche al trabajo y viceversa, y si salgo a caminar no me le llevo).

¿Soléis llevar habitualmente bolso? ¿Lleváis tantas cosas como yo? ¿Soy un bicho raro? Por favor, decídme que no...

Feliz lunes y feliz semana 



viernes, 18 de octubre de 2013

Cita bloguera: El origen

Desde el blog Mucho más que dos nos proponían para hoy una iniciativa para conocer el origen de nuestros blogs: conocer su nombre, su historia, lo que nos ha inspirado a crearle... Me gustó mucho la idea para poder contaros un poquito más sobre mi casita 2.0, así que aquí tenéis el origen de la cajita de música...


La historia comienza hace muchos años, cuando era pequeña y ni siquiera sabía que había algo que se llamaba Internet. Fue entonces cuando mi madre me regaló una cajita de música, y os confieso que cuando abrí por primera vez su tapa y comenzó a sonar la melodía Para Elisa (click aquí para escucharla) me quedé hechizada.

(Aquí me tenéis a la tierna edad de... ¡No recuerdo los años, pero hace bastante ya! Y yo creo que la cara que tenía que poner cuando escuchaba la música era parecida)


Recuerdo que era de color blanco decorada con toques vintage, y que cuando la abría salía una bailarina con un moño pelirrojo dando vueltas sin parar...


Además tenía muchos compartimentos, y a mí me encantaba porque allí guardaba mis más preciados tesoros: algún anillo (de baratija, claro), collares y pulseras (también de baratijas), monedas, papeles...

Sin embargo el final de la cajita no es muy feliz. Los años pasaron, fue cambiando de sitio y un día fui a buscarla y ya no estaba. Supongo que se perdió en alguna mudanza... Así que ahora solo está en mi recuerdo, nunca he vuelto a ver una como la mía.

Y llegó un día en el que quise hacerme un blog, y tuve que pensar un nombre. Ya sabéis que este no es mi primer blog, y que le creé porque echaba de menos estar activa en el mundo 2.0, por lo que estuve varios días pensando en el diseño y en cómo quería que se llamase. Pensé muchas opciones, pero ninguna me convencía... Hasta que de repente me acordé de mi cajita de música, y supe que ese tenía que ser el nombre, ¡no tenía ninguna duda!




¿Y por qué? Porque en mi cajita de música guardaba cosas especiales para mí, cosas que me gustaban. Y en mi blog, también quiero compartir cosas especiales que forman parte de mi vida: reflexiones, manualidades, recetas, cosas sobre mí...

Me encanta tener un blog.

Me encanta compartir con vosotros mi día a día.

Me encanta conoceros, saber lo que pensáis y saber que de alguna forma u otra, estáis ahí.

Me encanta escribir, y que me leáis y me dejéis comentarios.

Me encanta ser blogger.

Y nada de esto sería posible sin vosotros, que cada día estáis ahí escribiendo y compartiendo un trocito de vuestro tiempo conmigo. Por eso os digo: gracias, gracias y mil gracias más. Vosotros hacéis que mi vida sea aún mejor.

Gracias al blog Mucho más que dos por la iniciativa.

Y a vosotros... Feliz viernes, ¿tenéis algún plan para el fin de semana? Yo tengo en mente dos días caseros con mi querido, que espero aprovechar para ordenar, hacer manualidades y alguna receta...

Qué disfrutéis del fin de semana 

martes, 15 de octubre de 2013

Una tarjeta rápida

¿Qué es lo que pasa cuando tienes muchas ganas de hacer una tarjeta bonita para una buena amiga pero no tienes tiempo? Pues que hay que recurrir al rápido-scrap, es decir, lo mismo que el fast scrap pero en castellano, que a mí me gusta mucho nuestro idioma...


Es decir, lo que viene siendo sacar el material y montar. ¿Qué necesitamos?


Y después, ¡a probar! Aquí podéis ver algunos detalles...




No está nada mal, ¿no os parece? Y si además de la tarjeta, nos curramos un packaging un poco diferente para los detallitos, ¡genial!


Todo a una bolsita con aire vintage que me dieron en una tiendecita preciosa de Toledo, ¡y regalo resuelto!


¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado la tarjeta? ¿Soléis hacer vosotros mismos las tarjetas de felicitación?

Feliz martes 

jueves, 10 de octubre de 2013

Nuestra boda: algunos detalles (II)***

Como os prometí, os voy a enseñar más detalles de los que preparamos para los invitados. Sé que antes debería de escribir la crónica de la boda, pero quiero esperar a tener las fotos oficiales (¡nos las dan a finales de este mes! ¡Qué ganas!), así que hasta entonces os dejo que vayáis abriendo boca con los detalles handmade...

Y es que desde el primer momento en el que empezamos a pensar en boda, yo tenía claro que quería que fuera algo muy nuestro donde todo estuviera preparado con mucho cariño. Así que, en primer lugar y como ya os conté, hicimos nosotros mismos las invitaciones. Y además nos preocupamos de muchos otros detalles...

 Los muñecos de la tarta los hice yo misma con FIMO. Los únicos muñecos que nos gustaban eran muy caros, y los que tenían un precio asequible no nos gustaban... Así que me lié la manta a la cabeza y me puse yo misma a hacerles. Primero practiqué con arcilla blanca que compré en el super, y después compré arcilla polimérica de colores. ¿El resultado? Este...





La verdad es que me costó bastante hacerles, pero quedé bastante satisfecha con el resultado. ¡Y a mi recién estrenado marido le encantaron! Están personalizados con nuestros trajes de la boda (para que luego no digáis que no os doy un adelanto del vestido, ¿eh?)

 Además en la boda teníamos varias parejas de esas que llevan mucho tiempo juntos. Así que como por razones obvias no queríamos regalarles nuestros muñecos de la tarta (que ahora mismo están decorando la vitrina de nuestro salón), les hice tomando de patrón algunos que vi en internet similares, unos muñecos de fieltro personalizados con sus nombres, pelo, ojos...

(Perdón por la foto, es del móvil y está hecha dos días antes de la boda a toda prisa...)

¡Creo que a todos les encantaron! Aquí podéis verles sin su packaging (aunque creo que ganaban mucho con él)


 A mis mejores amigas, las hice un ramo de peonías de tela siguiendo un tutorial de internet (click aquí para verle). No se lo esperaban para nada...


 Nosotros mismos diseñamos los meseros y el sitting plan. No sé si recordáis que nos íbamos de luna de miel a Andalucía... Pues esa fue la temática que escogimos.














Nos encargamos del diseño en el ordenador, la impresión y el montaje. La foto del sitting plan no hace justicia, fue tomada con el móvil a toda prisa...


Quedó muchísimo más cuqui de lo que parece, os lo aseguro. Pero no tengo otra foto... ¡Lo siento!

 Preparamos unas cestas con enseres de emergencia tanto para el baño de las chicas como para el baño de los chicos, los conocidos como cestibaños. En ellos nuestros invitados podían encontrar toallitas desodorantes, peine, laca, gomina, tiritas...



 Y también, aunque de esto no tengo foto, pusimos una cesta con paipay de colores para el calor (que a pesar de la lluvia vinieron muy bien para la hora del baile).

♥ En el banco de la iglesia, los invitados se encontraron con un misal hecho a mano por nosotros. Las fotos no le hacen justicia, quedaron preciosos... Pero como les terminé a última hora pues no tengo más. En la portada podéis ver una imagen al óleo de la iglesia donde nos casamos, pintadas por mi padre que tiene una mano estupenda para la pintura.



En la primera página pusimos una frase que nos encantó...


El resto del misal incluía tanto las lecturas como las canciones que elegimos... Y en la última página, escribimos unos agradecimientos para todas las personas que estaban allí con nosotros compartiendo nuestro día.


Y os recuerdo que, además de esto, teñimos el arroz de colores (por cierto, todo un éxito, hubo invitados que se le quisieron llevar de recuerdo y todo...) y tanto el bastidor de las alianzas como la bolsita de arras fueron también elementos hechos a mano.

También contratamos a una canguro que se ocupó de los niños, que lo pasaron en grande. Creo que fue otro de los aciertos de la boda que los padres agradecieron mucho.

Disfruté muchísimo la boda, pero también los preparativos. Como veis, intentamos que fuera una boda personal y sencilla, preparada con muchísimo cariño... Y creo que los invitados lo notaron, y se lo pasaron también muy bien.

¿Qué os han parecido nuestros detalles? ¿Preparasteis también vosotros detalles el día de vuestra boda o estáis pensando en hacerlo (si no os habéis casado aún)?

♥ Feliz viernes y feliz fin de semana

***Post editado para añadir el enlace el tutorial de las peonías de tela

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...