martes, 21 de mayo de 2013

Cuando digo NO...

Hoy no iba a escribir un post... Ya me había despedido en twitter porque hoy he madrugado, ha sido un largo día y mañana me espera otro similar. Pero justo he leído el título de un libro que me ha hecho pensar (qué caprichosa es la inspiración) y he tenido que compartirlo con vosotros:

   "Cuando digo no, me siento culpable"

Para todos aquellos interesados, os cuento que el autor del libro es Manuel J. Smith, de Nuevas ediciones de bolsillo. Y no, no le he leído... Al menos todavía, reconozco que el título me llama la atención.



Porque he recordado muchísimas veces en las que quería decir NO y, en su lugar, dije .

 ♥ Cuando mi querido me dice que si puedo ir a comprar esto o lo otro, o a buscarle a alguna parte (esto de tener solo un coche, es lo que tiene, un rollo oigan), y resulta que yo estoy hasta arriba de trabajo.

 ♥ Cuando me preguntan si puedo hacer algo del trabajo que no me apetece nada y que no me toca... Y sin embargo lo hago.

 ♥ Cuando mis amigas me dicen que quedemos, y para hacerlo yo tengo que hacer reajustes en mi apretada agenda y sería mucho más fácil dejarlo para otro día...

Y así sucesivamente. Y suelo decir que sí, porque son personas a las que generalmente quiero y no quiero defraudar sino todo lo contrario.

Pero llega un momento en el que, a veces, ya no se puede más. Un momento en el que no podemos con más cargas, un momento en el que el vaso rebosa. Un momento en el que, o decimos NO, o nos volvemos locos...

Y aún es más grave. Las pocas veces que decimos NO, ¡tenemos que justificarnos! Por ejemplo, cena de Navidad con los del trabajo que no te caen bien (no es mi caso, eh? Es solo un ejemplo, matizo), y no te apetece nada ir... ¿Qué haces? Tu mente, veloz como un rayo, empieza a inventar excusas creíbles que no te hagan quedar mal.

¿No es una locura? No, porque NO, porque no me da la gana vaya, porque no me apetece, porque tengo otros planes mejores. ¿Por qué tenemos que justificarnos si no nos apetece hacer algo? Cuando decimos SÍ no tenemos que añadir detrás "porque me apetece claro, que hace mucho que no vamos y además con una tarta de chocolate de postre nadie se puede negar". No hay que añadir nada. Vamos y punto. ¿Por qué cuando decimos NO hay que justificarse?

En fin, que a lo mejor es una locura mía derivada de un día de no parar. A lo mejor mañana me despierto pensando que este post ha sido una locura... Pero me gustaría saber qué pensáis vosotros, ¿os cuesta decir que NO tanto como a mí? ¿Os sentís culpables cuando lo hacéis?

Feliz martes casi miércoles... El ecuador de la semana 



33 comentarios:

  1. Pues si, coincido contigo: me cuesta decir no a la gente que aprecio o quiero. Me esfuerzo para llegar a todo, y al final es una carga extra no saber decir que no en ocasiones. Aunque ahora con la peque, me pasa menos... es mi justificación ideal!! Jiji...

    ResponderEliminar
  2. me cuesta si, muchísimo. Lo cojonudo es que a los que nunca digo no, siempre me dicen...no...que curioso verdad?
    A la camaaaaaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
  3. De locura nada. A mi me pasa exactamente igual que a tí. No sé decir "NO", con lo fácil que es escribirlo... ¿Porque nos pasará? Creo que has dado en la clave: miedo a decepcionar al otro. Pero si lo piensas, ¿que decepción puede llevarse alguien por decir que ese día no puedes quedar y que te viene mejor otro? Es ridículo decepcionar a alguien por cambiar una cita, o al menos, así lo veo yo, y, aún así, ¡me pasa! Sigo sin saber decir "NO" y tengo que hacer milagros para ajustar la agenda :/
    Mi justificación ahora son las oposiciones, aunque casi siempre es verdad que no puedo quedar por eso.

    Un beso fuerte y feliz semana! Por cierto, un post muy interesante!

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi me pasa, y lo gracioso es que luego me cabreo conmigo misma, jajaja, es la pera. Parece mentira lo,paralizan los miedos, al menos a mi. Al final hay una cosa q me metieron en la cabeza, mas vale ponerse una vez roja que cien amarilla, a ver si eso me ayuda... Y aprender a decir no, sin sentirse culpable cuesta.
    Muchas gracias por este post, besitos!

    ResponderEliminar
  5. Yo no me siento nada culpable, pero a la gente a la que quiero es muy raro que le diga que no. Eso lo guardo para los que no se lo merecen tanto jeje

    ResponderEliminar
  6. Sí, a mi también me ocurre, pero cada vez menos. Estoy aprendiendo a decir NO, y si he de ser sincero, me siento mejor respondiendo NO, que un SI forzado (sin muchas ganas). Será cosa de la edad...

    ResponderEliminar
  7. Es un rollo que nos pase eso. He tenido auténticas peloteras conmigo misma por eso...por qué siempre digo sí? Por qué siempre hago encaje de bolillos para estar para todo el mundo? No puede ser y estoy segura de que eso, como otras muchas cosas, se puede educar así que...manos a la obra!
    Besitos. Angela

    ResponderEliminar
  8. Es difcil aprender a decir NO … yo con 5 niños cada día lo hago mas , si no ...me volvería loca..

    ResponderEliminar
  9. uuufff!! A mi siempre me pasaba , hasta que un día me dije: ya no más!! ahora dijo no no no y no y que!! algun problema?? aunque muchas veces igual me siento culpable pero aprendi que no debo complacer a todo el mundo, si algo no me parece o no puedo hacerlo.

    De seguro es un buen libro!!

    muchos besos

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartirlo. Yo estaba en 'ese grupo de personas'. Poco a poco voy aprendiendo (aunque no siempre es fácil). Y, si hay veces que digo NO, intento no tener que justificarlo, ¿Para qué?. ¡¡Feliz día!! :)

    ResponderEliminar
  11. Cuánta razón! nos hemos acostumbrado (algunos más que otros) a decir siempre que si a todo y luego claro...la gente te mira raro cuando dices que no, y te hacen sentir mal cuando no deberían; así que a decir que no más a menudo!

    http://tiffet.es

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda la razón. A mí también me cuesta decir no, aunque con el paso de los años ya te vas acostumbrando a decir "no" en alguna ocasión, aunque todavía no en todas ¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tendremos que comprarlo, a mi me cazan en todas, SOMOS UNAS PRINGAS!!! siempre ayudando en todo y haciendo mil millones de favores, NECESITAMOS EL LIBRO.

    ResponderEliminar
  14. Yo con el tiempo he aprendido a decir que no. Un par de situaciones que me superaron hicieron que diera el paso. Además, soy muy sincera en todo, porque no iba a serlo en estos casos?
    Si me dicen de quedar y no me apetece lo digo "uf, no me apetece, mejor otro día" porque peor es que queden contigo sin ganas y no estén por lo que tienen que estar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Será una locura pero me ha venido genial leerte y saber que no soy la única pringadilla a la que le pasa. Siempre, siempre estoy igual. Y, como he leído también en comentarios anteriores... ¿por qué creemos que vamos a decepcionar? Cuando digo no (después de excusarme por supuesto) luego estoy todo el día ralladísima con la supuesta decepción del otro pero... viéndolo objetivamente seguro que no ha pensado en ese NO más de un minuto, y yo dándole vueltas en mi cabeza. Es ridículo... Ay... Cuántas cosas tenemos que cambiar... Mil gracias por hacernos reflexionar y ver que no estamos solas, jeje.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  16. Buena reflexión. El saber decir no es un gran aprendizaje, porq hay muchas personas q no sabemos decirlo, y eso a veces va en contra de nuestros propios intereses. Cuesta, pero si, hay q aprender a decir no a veces.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Hola guapa,
    Me identifico muchísimo contigo. A mi también me cuesta horrores decir que no a la gente que quiero (con los vendedores, compañeros ect...me pasaba también pero estoy entrenándome y ya no me cuesta...jijji) entiendo esa sensación de culpabilidad cuando dices no a los tuyos, pero efectivamente hay que aprender a pensar primero en uno mismo y a no sentirse culpable al dar un no por respuesta cuando realmente no podamos o no nos apetezca.
    No somos más malos por no acudir a una quedada o por no apetecernos hacer algo, hay que pensar en una misma y aprender a no tener esos sentimientos de culpa ya que no hay motivo. Me leeré el libro que sugieres, creo que me vendrá muy bien.
    Feliz miércoles!
    Un besote

    ResponderEliminar
  18. voy a tener que leer el libro ese haber si me ayuda en algo xq al final con lo de no decir que no a nada la gente se aprovecha un poquillo.
    Bueno en realidad solo digo que no cuando algo no me apetece cuando tengo un día malo!!!

    ResponderEliminar
  19. Antes no me costaba nada decir que no pero ahora ya casi no puedo parar de decir que no me gustaria volver a ser como antes y decir que no mas amenudo

    ResponderEliminar
  20. Pues mucho, creo que en mi diccionario no está la palabra NO, y de verdad que a lo mejor hasta me compro el libro para aprender a decir dicha palabra.
    Y claro lo que tu dices si alguna vez, que se pueden contar con los dedos de la mano, digo la dichosa palabreja me siento de un culpable y enseguida me arrepiento.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Jo, qué identificada me siento con lo que cuentas, porque a mi me pasa lo mismo, no sé decir no y siempre digo, la próxima vez digo que no, pero cuando llega, vuelvo a decir que si. Si, y yo también me siento culpable. Un besico y mil gracias por la reflexión, lo pondré en práctica.

    ResponderEliminar
  22. Me veo totalmente reflejada en lo que dices!!!
    Me cuesta muchísimo decir no. Y cuando lo hago me siento mal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. que razón llevas!!!! a mi me cuesta muchísimo decir que no, y cuando lo hago me siento taaaaaaan culpable... que al final siempre termina en otro si jejejeje
    envidia me dan esas personas a las q todo les da igual y suelan un no cada 5 min... ainss ( lease suspiro jejeje )
    Besines

    Alba, Niña Bonita Accesorios

    ResponderEliminar
  24. Qué pregunta más complicada nos haces. A ver, yo creo que todas las personas somos muy parecidas, y en los extremos está la gente más raruneta :)
    Y la gente común como yo, a veces dice, oye no, que no me apetece nada, quiero sesión de sofá, o estar dando besitos todo el rato a mi amor, o bien decimos, "ay, es que vienen mis tios de Valladolid, hace diez años que no los veo (y más porque no existen),y claro,no veas el compromiso en el que me veo...". Vamos, que somos humanas, y a veces divinas, je,je, y tal vez... si no nos preocupara tanto... ¿cómo sería?

    ResponderEliminar
  25. Uy... pues este libro igual me venía a mi bien, jajajaa, me cuesta horrores decir que no! Vamos, que siempre acabo siendo la boba que hace lo que le piden, por no decir que no... (que ya podía hacer el resto lo mismo, jajaja, que a mi me dicen que no con mucha soltura! :p).

    Un besote, y aprendamos a decir no jajajaja

    ResponderEliminar
  26. Pues si! Es cierto que a muchos de nosotros nos cuesta muchísimo decir NO! Es curioso porque es una palabra bien corta pero tan llena de connotaciones que nos da un miedo tremendo pronunciarla. De hecho hay cursos y seminarios para aprender a decir que no! Lo que cuesta verdad?? Pero mira, yo ya hace tiempo que practico el decir que no y debo decirte con que éxito. Y no me siento culpable. Sabes por qué? Porque me paré un instante a pensar y me di cuenta de que muchas de las veces en la que yo me veía en un apuro para decir que no, o me inventaba una excusa o me sentía culpable por haber dicho que no o terminaba transigiendo y haciendo aquello que no quería venía precedido por un NO latente de la persona que me lo pedía: "NO lo puedo cambiar (cambialo tu), NO puedo ir (ve tu) , NO me va bien (hazlo tu), NO me gusta... etc etc" Así que ya ves en el fondo se trata de querernos un poco y ponernos en nuestro sitio. Eso no significa que nos convirtamos en seres sin empatía o que no podamos entender un problema puntual... si no a estimarnos en lo que valemos y ponernos (alguna vez) a nosotros primero. Besitos! Me encantó tu post de hoy!

    ResponderEliminar
  27. A mí antes me costaba mucho trabajo decir que no, pero últimamente he aprendido que es mejor decir no de vez en cuando, eso sí, siempre de una manera suave, pero no al fin y al cabo..

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que con la edad es mucho mas fàil saber decir que no. Tiene muy buena pinta...

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. No es una locura lo que escribes, llevas muchísima razón!!! Conforme yo voy cumpliendo años voy diciendo NO mas a menudo...y no pasa nada de nada...

    Un besete.

    ResponderEliminar
  30. Tienes TODA la razón. A mi me pasa lo mismo más que nada porque con aquellas personas que "estoy obligada a convivir" no le digo que no porque no quiero malas caras y problemas. Aunque mucha gente me ha dicho que lo hiciera...
    Además con aquellas que me rodean día a día sobre todo aquellas amistades que en algún momento necesitan ayuda no dudo en ayudar en lo que pueda aunque sé y cada vez más va en aumento porque ahora la gente "va a la suya" porque está en la orden del día aunque no me guste nada :(. Pero en esos momentos veo quien vale la pena. Me encanta hacer detallitos a los que me rodean aunque sea de vez en cuando pero reconozco que personas contadas son las que corresponden... Pero... ya me resbala. Antes padecía pero ahora lo hago una vez y no más. Pienso: "¡Soy buena pero no tonta!"

    ResponderEliminar
  31. A mi mi médico me dijo que tenía que aprender a decir que no... así que imagínate. Tenemos que aprender a cuidarnos un poco más a nosotras mismas para estar mejor.

    ResponderEliminar
  32. El problema de decir si siempre es que estamos ante una situación de pierdo-ganas que acaba explotando en algún momento debido a la frustración que vamos acumulando...hay que decir no pero hay que saber como decirlo para que todos ganemos. En el fondo es aprender a ser más asertivo, que a mi me cuesta un montón también!!

    ResponderEliminar
  33. Ostras a mi también me cuesta horrores!! Gracias por la referencia del libro, a ver si de una puñetera vez conseguimos ser honestas con nosotros mismas ...
    Gracias por este post <3

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...