martes, 30 de abril de 2013

Reto de abril: El reto secreto

Hoy, último día del mes, publicamos el reto de abril que nos proponen Alpaca (Siempre positivo) y Amagic Mother. Era un reto muy particular por el funcionamiento del mismo: es un reto secreto, solo sabían en qué consistía el reto la persona retada y la retadora. En mi caso el reto fue propuesto por la Sra. de Díaz, y a mí me tocó retar a Mo (del blog Bloqueando-de mi peque y otras cosas-). Si queréis ver lo que le propuse a Mo, ¡os invito a que paséis por su blog!

Por su parte, Sra. de Díaz a mí me propuso, cámara en mano, buscar texturas. No he tenido mucho tiempo este mes, pero aquí tenéis las texturas que he encontrado....


En primer lugar he buscado texturas naturales, es decir, aquellas que no han sido tocadas por la mano del hombre sino que vienen dadas por la naturaleza.

La arena me encanta. Incluso en invierno, me encanta descalzarme y pasear por la arena, que además me consta que es un gran exfoliante...

En verano, también me resulta muy gratificante descalzarme en el verde, especialmente en los días de calor cuando suele estar tan fresquito...

Y por último, una textura también natural aunque en este caso no muy placentera para caminar descalza: las piedras.


Y en este segundo collage os presento texturas que ha creado el hombre. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: camino con piedras, baldosas de acera, pared de piedras y asfalto.

Sin duda me ha parecido un reto interesante el hecho de buscar con la cámara "texturas", un punto de vista diferente. Así que muchas gracias a la Sra. de Díaz por su propuesta. De hecho, seguiré probando (con más tiempo espero) este nuevo enfoque... Ya os contaré.

Y os adelanto que mañana... ¡Os voy a contar algo genial!Ay, ¡qué ganas de adelantarlo! Pero no, no, hasta mañana nada...

Feliz martes 


domingo, 28 de abril de 2013

Luna de miel

El fin de semana toca a su fin (pero animaros que esta semana tenemos un día de fiesta por el medio) y, como os prometí, os voy a enseñar a donde nos vamos de luna de miel... Un par de vosotras casi casi lo habéis adivinado, ¡os quedasteis muy cerquita!

Partimos de la base de que queríamos un viaje diferente, donde poder disfrutar de nuestro nuevo estado civil. Queríamos descansar, a ser posible en un sitio bonito y diferente. No queríamos salir de Europa. Y queríamos que fuese un viaje que supiésemos que, si no le hacíamos ahora, en unos años no nos lo íbamos a plantear. Así que nos vamos a....

Andalucía. Además tengo que añadir que mis abuelos son de allí, y no lo conozco... Os podéis imaginar de las ganas que tengo de ir. Iremos en coche, tranquilamente, disfrutando con buena música; y nuestra primera parada es Sevilla, que quiero comprobar en persona si es cierto eso que se canta de "Sevilla tiene un color especial..."





Nuestra siguiente parada es Cádiz. Nuestra idea es mucha playa y relax, y conocer Cádiz ciudad, Jerez de la Frontera, el Puerto de Sta. María...



Y nuestra visita a las tierras andaluzas terminará en Grazalema con la ruta de los pueblos blancos.



¡Qué ganas que tengo de solecito y relax! Me consuelo pensando que ya falta poco...

Y a la vuelta, para que no se nos haga tan pesado el viaje, vamos a parar en Toledo. Los dos hemos estado por separado y nos gustó mucho, y ahora queremos repetir para ver esta ciudad tan bonita juntos.


Aún no hemos preparado nada, lógicamente, así que agradecemos todo tipo de sugerencias, recomendaciones... :)

Sé que es un viaje de luna de miel diferente, pero yo creo que no hace falta irse al otro lado del mundo para encontrar sitios diferentes (creo que Andalucía y Cantabria, que es donde nosotros vivimos, no se parecen en nada) y bonitos. Y lo que es más importante, es lo que realmente nosotros queremos hacer. Mi querido está emocionado y me repite cada vez que sale el tema que se va a hartar a pescaíto frito.

¿Qué os parece nuestro viaje de luna de miel? ¿Nos hacéis alguna recomendación?

Disfrutad de lo que queda de fin de semana y que tengáis un feliz lunes 

jueves, 25 de abril de 2013

Una tarjeta y una tarta de queso

¡Por fin estamos a jueves! Dentro de nada ya viernes y llega el ansiado fin de semana que yo me tengo que pasar estudiando.

Ya me he dado cuenta de que muchos de vosotros (en realidad debería de decir de vosotrAs pero bueno, por si hay algún lector del otro sexo por ahí...) habéis crecido también con Enid Blyton y los cinco... ¡Qué ilusión! jejeje.

¡Hoy os traigo dos cositas! La primera de ellas, una tarjeta. Realmente muy sencilla de hacer porque solo fue combinar papeles y etiquetas... ¡Pero me gustó mucho! Para mi media naranja, claro:


Lo segundo, ¿os acordáis de cuando os pedía recetas para hacer las tartas de queso? La primera vez probé esta de Recetas para tontos que me sugirió Ana (del blog La casita del lago), y nos gustó, estaba rica. Pero a la semana siguiente tuve que repetir y decidí probar esta del blog Opiniones incorrectas que me dejó Bea (Coleccionando cosas bonitas), ¡no hay palabras! Está requetebuena, una de las mejores tartas de queso que he probado. He querido contároslo por si estáis en dudas como yo... Animaros sin dudar a hacer la de opiniones incorrectas, triunfaréis seguro. Aquí tenéis unas fotos de como me quedó a mí la primera vez que la hice...




Nos gustó tanto que hace unas semanas mi futura suegra me llamó:

"Oye, que vamos a celebrar el cumple de la abuela de tu media naranja... ¿Qué tal si haces otra tarta como la del otro día?"

Y la hice, ¡y estaba aún mejor que la otra! Me quedó más esponjosa y bonita, pero me olvidé de hacer foto.

Eso sí, si utilizáis las medidas que pone la chica que la hizo, ya os aviso que sale mucho, ¿eh? Para la segunda vez utilicé la mitad de todos los ingredientes y más o menos llené entero mi molde, que tiene 23 centímetros de diámetro para que os hagáis una idea.

El domingo os voy a contar a donde nos vamos de luna de miel en nuestra boda... ¿Lo adivináis? ¡Os doy una pista! En septiembre allí hace sol y calorcito, se habla castellano y hay mar y montaña. Sé que hay alguna persona que lo sabe... Esas no pueden responder, jeje.

¿Habéis probado alguna vez esta receta de tarta de queso? ¿Utilizáis tarjetas para felicitar ocasiones especiales? ¿Sabéis dónde nos vamos de luna de miel?

Feliz jueves-casi-viernes 

lunes, 22 de abril de 2013

Los libros de mi vida

Mañana se celebra el día del libro, y esta entrada es mi homenaje particular al papel, la tinta y las palabras.

Desde pequeñita me ha gustado leer. Recuerdo con mucho cariño unos minicuentos que mis padres me leían cuando era tan pequeña que yo lo único que entendía de ellos eran los dibujos; me gustaba tanto que me los leyeran que llegué a aprenderlos de memoria...

Los libros han sido mis amigos, mis fieles compañeros, desde que las letras tuvieron significado para mí. Me gustaba tanto leer como estar por ahí con mis amigos jugando... No leía, devoraba. Y aunque ahora tengo menos tiempo, sigo dedicando unos minutos a la lectura siempre que tengo ocasión.

Uno de los primeros libros que recuerdo con cariño, fue Los cinco lo pasan estupendo, de Enid Blyton. Un día, cuando ya leía con fluidez, mi padre me trajo varios libros que habían sido de él, de cuando él era un niño. Entre esos libros estaba Tom Sawyer, Robinson Crusoe y Los cinco lo pasan estupendo. Elegí, para empezar, el de los cinco... Y me enganchó. A partir de entonces cuando llegaba un cumpleaños o Navidad, yo siempre pedía lo mismo: libros de Los cinco. Las aventuras de Julian, Dick, Jorge, Ana y el simpático Tim me tenían absolutamente encantada...


Con los años una nueva "amiga" entró en mi vida: Ana la de Tejas verdes. Recuerdo que me los compró mi madre a través de El círculo de lectores, iba comprando dos cada vez. Y yo esperaba ansiosa al siguiente... Me encantaron esos libros, y os aseguro que no exagero si os digo que me los he leído más de 20 veces...


En el instituto descubrí la que sigue siendo la mejor saga que he leído: Harry Potter. Curiosamente no empecé en orden, me regalaron el cuarto (Harry Potter y el Cáliz de Fuego), y me encantó. Pero cuando descubrí los otros me quedé completamente enganchada. J.K. Rowling nos regaló una historia maravillosa con toques de humor, aventura e intriga, perfecta tanto para pequeños como para mayores. Os confieso que Harry Potter sigue siendo uno de mis libros preferidos...


Después de leer a Harry, descubrí el que de momento es mi libro preferido: La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón. Una novela impecablemente escrita, ambientada en la Barcelona de la posguerra, que mezcla historia, amistad, amor, intriga y pasión por los libros. No conozco a nadie que lhaya leído esta novela y no le haya cautivado. Magnífica. Para mí, una auténtica obra maestra.


Y ahora estoy en la fase Kindle. ¡Qué maravilla, oigan! Me le regaló mi media naranja por mi cumpleaños hace unos meses y estoy absolutamente encantada. No tiene el encanto de pasar las páginas pero es comodísimo... Le llevo a todas partes y en él he leído muchos libros. ¡Le recomiendo sin dudar! Ya sé que no es un libro como tal, pero creo que ha marcado también mi "vida de lectora" y se merecía su rinconcito en este post...


Espero pronto enseñaros más libros que me han gustado, aunque no hayan sido tan importantes...

¿Habéis leído alguno de "mis" libros? ¿Os han gustado? ¿Utilizáis los libros electrónicos o seguís con el formato tradicional?

Feliz día del libro 

jueves, 18 de abril de 2013

Pío-pío

Estoy desaparecida, lo sé. Es el tiempo (escaso) que tengo ahora mismo... La mayoría de los días solo me da tiempo a leeros o escribir, y ya sabéis que no me gusta perderme nada de lo que decís así que... Os pido que disculpéis mi ausencia...

Hoy os quiero presentar a mi mascota. Desde que era pequeñita siempre he tenido animales a mi alrededor, porque a mis padres les encantan, así que he disfrutado de la compañía de todo tipo de "bichos"... Mi primera mascota "mía" era una gatita preciosa que llamé Luna y crié a biberón porque un desalmado había matado a su mamá y ella era demasiado pequeña para comer sola. Recuerdo a mi madre preparándome el biberón para que yo la diera de comer... Una dulzura, de verdad.

Los gatos siempre me habían gustado, pero desde que tuve a Luna más, así que después de Luna vinieron Rob y Sherekan. Después de Sherekan, no volví a tener una mascota propia.

Sin embargo sí que comencé a disfrutar de la compañía de los perros de mis padres, dos fox terrier preciosos. Algún día os contaré la historia de la perrita, que os enseñaba aquí, porque desde luego que ha sido un regalo para todos nosotros... Y cuando conocí de cerca a estos dos pequeños, se convirtieron sin dudar en mi animal preferido. Para mí no hay animal más leal, buen compañero y cariñoso que un perro.

Peeeeeero resulta que nuestra casera no nos deja tener ni perros ni gatos... Con las plantas, ya os he contado, no tenía suerte (excepto el perejil, que contra todo pronóstico y a pesar de mi mala-mano ha nacido y está estupendo), pero yo quería un ser vivo adicional en nuestro mini-piso de alquiler. Así que mi padre me regaló un canario. Os presento a Pío-pío!


Ya sé que me vais a decir que el nombre no es muy original, y tenéis toda la razón, qué conste. Pero es que yo le vi la cara, ¡y ya no pude pensar en otro nombre! Y con Pío-pío se quedó...


Parece mentira, pero os aseguro que hace compañía. A las dos semanas de estar con nosotros, se puso a cantar, ¡qué ilusión me hizo! Y desde entonces nos alegra todos los días con su canto (especialmente cuando estamos viendo alguna peli o serie... Escucharlas y ponerse a cantar es todo uno, oigan). A mí me encanta, no es un perro ni un gato, que reconozco que lo hubiera preferido, pero me hace compañía, hablo con él, le cuido... ¡Y a veces hasta pone cara de enfadado! El día de la sesión de fotos no estaba muy feliz... jijiji.

Y desde que está con nosotros hemos decidido que, aunque en cuanto podamos vamos a incluir un perro en nuestras vidas, siempre vamos a tener un canario. Una cosa no quita la otra, ¿no?

Por supuesto le tuneé el tarrito en el que tenemos su comida...


¿Por qué yo subí el tarro derecho a mi album de Picassa y ahora le veis torcido? No soy capaz de girarle, lo siento... ¡Espero que os guste igualmente! ¡Yo creo que es muy oportuno!

Y por último, para que veáis que no os engaño, una foto de como va mi perejil:


¿Está o no está majo? No os imagináis la ilusión que me hizo encontrar la primera hojita asomando en la tierra... Eso sí, del resto de las cosas que planté para el reto de Marzo Echando raíces de Alpaca y Amagic Mother... ¡Nada de nada! Bueno, la albahaca tiene un par de hojitas, pero no termina de espabilar. El poto... Está seco. Sin remedio. Seco del todo...

¡Ahora sí! ¡Me despido! ¿Qué tal se presenta vuestro fin de semana? El mío muy ocupado, para no variar...

Feliz jueves-casi-viernes y disfrutad del fin de semana 

domingo, 14 de abril de 2013

Fin de semana de chicas

Mi mejor amiga también se casa este año, unos meses antes que yo. Me emocioné muchísimo cuando me lo contó, como os podéis imaginar, y estoy disfrutando tanto mis preparativos como los de ella... ¡Doble alegría!

No os podéis imaginar lo diferentes que somos, como la noche y el día. No compartimos ninguna afición, no nos gustan las mismas cosas, pensamos diferente sobre la mayoría de los temas. No vivimos cerca, nos vemos muy poquito. Y sin embargo, desde que nos conocimos hace casi 10 años, es la mejor amiga que tengo. No importa que pase el tiempo, no importa que nos veamos poco... Cuando nos vemos yo siento que  ella es la misma y nunca me siento incómoda a su lado. No importa que no pensemos igual, porque siempre nos respetamos mutuamente. Y sabemos que nunca nos haríamos daño la una a la otra...


(Ya nos gustaría a nosotras poder llevar esas minifaldas... Ay, ¡qué la edad no pasa en balde!)

Cuando hablamos de nuestras respectivas bodas el mismo año, decidimos que nos dedicaríamos un fin de semana antes de las celebraciones a nosotras mismas, para relajarnos y disfrutar, un pequeño homenaje. Y este fin de semana fue la fecha elegida (¡no os imagináis cuánto nos ha costado cuadrar fechas!). Así que cogimos nuestros bártulos, y fuimos hasta el Balneario de Areatza, en Vizcaya, a disfrutar de un circuito termal. Estas son las vistas que teníamos desde la terraza de nuestra habitación...




No os voy a engañar: lo hemos pasado genial. Mucho relax, muchos recuerdos, muchas confesiones de futuro y muchas risas.

Estuvimos en el circuito, cenamos juntas con un vinito riquísimo hablando de nuestras bodas: de los momentos que ya hemos vivido juntas, como la elección de nuestros vestidos por ejemplo (que por cierto, no pueden ser más diferentes...), y de los momentos que nos gustaría vivir más adelante...

Hemos decidido que, si podemos, vamos a repetir esto por lo menos una vez al año. Solo nosotras. Sin agobios, sin problemas, sin parejas.

Lo hemos pasado de maravilla.

Puede cambiar todo, pero no nuestra amistad.

¿Tenéis vosotros también a esa amiga (o amigo) del alma? ¿Os parece buena idea la de dedicarse un par de días a una misma?

jueves, 11 de abril de 2013

Siempre nos quedará París...

Como ya os adelantaba el otro día (click), hace unos días viajé a París. Nunca había visto la ciudad, así que me hacía mucha ilusión aunque no tuvimos mucho tiempo... Así que en casa, con ayuda de Bea (Coleccionando cosas bonitas), Alexia (Alexia´s cakes: Diario de una principiante), Laurita Purple (El blog de Laurita Purple), la guía de viajes que me había comprado (City Pack El País Aguilar, que es nuestra preferida) y la página web Paris.es hice un itinerario para conocer las zonas más bonitas de París...

Y la ciudad nos recibió con mucho frío y, afortunadamente, sin lluvia. Iniciamos nuestro recorrido en Les Invalides, porque estaba muy cerca de nuestro hotel, y la verdad es que el comienzo no pudo ser mejor: nos encontramos con un edificio precioso rodeado de unos jardines muy cuidados que hacían que pasear por allí fuera una delicia...










Este majestuoso edificio fue construido para albergar a los soldados inválidos, lo que ha convertido a Les invalides en un monumento conmemorativo dedicado a las innumerables batallas que han marcado la historia de Francia.

En las inmediaciones de Les invalides encontramos el Museo Rodin. Habíamos oído hablar muy bien de sus jardines, así que nos decidimos a entrar y pasear por allí... La verdad es que parecía bonito, pero al no haber llegado del todo la primavera, los árboles y las plantas se veían un poco desangelados. Eso sí, se consiguen unas vistas preciosas de Les invalides...



 Muy cerca del Museo Rodin y Les invalides, se encuentra la Assemblee Nationale, con ese toque mágico característico de París...


Desayunamos y comimos en el mismo sitio, una cafetería que había en la Rue Saint-Dominique denominada Le Petit Palais. Fuimos allí a desayunar y nos gustó muchísimo el trato, así que repetimos. Desayunamos pan au chocolat, un dulce típico francés, y no nos defraudó: ¡estaba buenísimo! La comida fue aún mejor: un entrante delicioso llamado Croustillant de chevre au miel aux herbes de Provence (algo así como pan bimbo con queso, miel y especias varias... dicho así suena fatal, ¡pero estaba tan rico que estoy deseando hacer pruebas en casa para repetir! ¡Nos encantó a los dos!), el plato fue un filete normal, y el postre fue la cosa más rica que jamás he probado: Moellex au chocolat (una especie de bizcocho de chocolate relleno de chocolate caliente y dentro de un plato de natillas frías líquidas... No hay palabras para definirlo, hay que probarlo, delicioso, uno de los postres más ricos que he probado en mi vida). Si después de lo que os he contado tenéis dudas, os diré que la comida (entrante para compartir + 1 plato cada uno + postre para compartir + agua + cerveza) nos salió por 39,90€, que para ser París, me parece que está muy bien de precio. ¡Y el dueño habla un poquito de español! Os dejo un mapa para que podáis encontrar la cafetería... 


Después de comer, cruzamos el Sena a través del que se dice que es el puente más bonito de París: el puente de Alexandre III...


Hasta llegar al Gran Palais y el Petit Palais:





Me gustó especialmente el Petit Palais, me parecía que tenía mucho encanto...

Después fuimos caminando por la Avenida de los Campos Elíseos hasta llegar al Arco del Triunfo.


Del Arco del Triunfo no tengo foto sin que salgamos mi querido o yo... Pero os digo que fue una de las cosas que más me gustaron de París. No sé, me le esperaba más pequeñito. Verle allí tan inmenso, tan bonito... Me hizo sentir un cosquilleo en el estómago.

Regresamos andando por la misma avenida y pasamos por los campos Elíseos hasta llegar a la Place de la Concorde, donde se encuentra el obelisco de Lúxor, cruzamos los Jardines de las Tullerías y llegamos hasta el Museo Louvre.






Los jardines fueron mi primera gran decepción; me esperaba algo así como St James en Londres, y me encontré un lugar donde apenas se veía el color verde, con un estanque bastante feo en el medio... Vamos, que no me gustaron.

Cuando llegamos al Louvre tuve sentimientos encontrados: el edificio antiguo me encantó, mientras que el triángulo moderno de cristal creo que estropea considerablemente el conjunto. No entiendo esa manía que tienen los arquitectos con mezclar estilos que no pegan ni con cola... ¡A ver si después de cientos de años la gente sigue yendo a ver la pirámide de cristal tanto como a los soberbios edificios que la resguardan! No lo creo...

Llegados a este punto estábamos completamente agotados y paramos a tomarnos un té calentito y unos macarons (¿se escribe así?), y cuando recuperamos fuerzas fuimos hasta la Ópera Palais Garnier, otro majestuoso edificio...



Y desde allí cogimos el metro para ir a la zona de Montmartre, donde pararíamos a cenar. Subimos a ver la Basílica Sacre Coeur y después de subir los (muchos) escalones que hay me encontré con uno de los lugares religiosos más bonitos que he visto... Preciosa, blanca, inmensa y presidiendo París, porque desde allí se veían unas vistas espectaculares.






Allí compramos, en la Plaza de los Pintores, una lámina de París para llevarnos a nuestro hogar... Y de allí al hotel, porque después de todo lo que habíamos andado estábamos muy cansados...

Al día siguiente por la mañana fuimos, después de desayunar, a la Torre Eiffel. Ya la había visto de lejos (se veía desde el hotel) y como icono de París que es, me gustaba. Pero os confieso que conforme nos íbamos acercando, para mí iba perdiendo la magia... Y cuando llegamos, no me pareció romántica: me pareció un conjunto de hierros bastante feo. Íbamos a subir, pero había una cola muy larga y como no teníamos mucho tiempo decidimos cruzar el río hasta el Palais de Chaillot, donde conseguimos las mejores vistas de la Torre (que de lejos, volvía a parecer interesante)...



De allí volvimos a cruzar el Sena para coger el metro y visitar la zona de las islas: La Conciergerie y Nortre Dame:






Finalizamos nuestra visita paseando por el Barrio Latino y los jardines de Luxemburgo (de los que me llevé la misma mala impresión que en el caso de Tullerias)


Además de todo esto, os quiero contar 3 cosas que me han pasado allí y que me hacen recomendaros prudencia cuando esteis allí...:

 - Cuando llegamos a la estación del autobús había varios taxistas esperando. La taxista nos dijo que nos cobraría "sobre" 25 euros por llevarnos hasta el hotel. Cuando llegamos al hotel el contador del taxi marcaba solo 15€, pero aún así ella nos hizo pagarla 25... Así que cuidado, porque me temo que inflan las tarifas.

 - El segundo día comimos en un restaurante que había cerca de los jardines de Luxemburgo que se llamaba Le Par aux Cerfs. En la puerta ponía un precio de menú a 25€, pero cuando entramos al restaurante nos dieron una carta en inglés donde el menú costaba 30€. Fui a hablar con la camarera y me dijo que es que me había dado la "carta equivocada", y me dejó otra que estaba en francés donde, efectivamente, el menú costaba 25€. Es decir, que a los turistas les dan una carta con precios superiores a los que tenían en la carta que les dan a los franceses...

 - Durante nuestra estancia en París nos abordaron varios vendedores/artistas ambulantes, y algunos de ellos pueden llegar a ser bastante groseros...

Para terminar...

♥ Lo mejor de París: la ciudad es muy bonita y tiene muchos edificios que son realmente preciosos. Como visitas, mis preferidas son la Basílica del Sagrado Corazón, el Arco del Triunfo y las vistas de la Torre Eiffel desde el Palacio de Chaillot.

♥ Lo peor de París: ¡los precios son realmente muy altos!

¡Y ahora sí me despido! La verdad es que me ha quedado una entrada bastante larga, pero he preferido ponerlo todo en una que hacer varias partes que creo que sería mucho más repetitivo para vosotros...

Ya estamos prácticamente a viernes así que... Feliz fin de semana  

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...